Como viene siendo habitual, la colaboradora Belén Rodríguez (53 años) ha aparecido en el plató de Sálvame para comentar la actualidad de la crónica social y de los realities de la cadena. Sin embargo, ha habido un elemento que ha llamado poderosamente la atención de los espectadores y de las redes sociales: la nueva cara que 'estrena' la tertuliana. Donde antes había bolsas, ahora luce liso -y con los pómulos más prominentes-, y donde antes tenía una mirada algo caída, ahora sus ojos, más afilados, aparecen cambiados. ¿Qué le pasa en el rostro a Belén? 

Noticias relacionadas

Para poder responder a esta pregunta, JALEOS se ha puesto en contacto con el doctor José Manuel Gómez-Villar, de la Clínica Livet. En su cualificada opinión, Belén Ro -como se la conoce en su entorno profesional- se ha practicado un aumento de pómulos y lo ha hecho con ácido hialurónico. A bote pronto, eso es lo que más se destaca de su rostro y por esta primera intervención la televisiva comentarista habría desembolsado cerca de 800 euros

La última nueva cara de la colaboradora de 'Sálvame'.

No obstante, no ha sido el único retoque al que se ha sometido para lucir una mejor imagen delante de las cámaras. Nuevamente desde el experto criterio de la citada clínica, se desliza que Belén se ha puesto botox en frente, entrecejo y patas de gallo 1/3 superior. El problema es que puede que el resultado de dicha intervención no haya resultado tan satisfactorio como se esperaba, lo que se traduce en caída de cejas y párpados y ojos más achinados de lo normal. Esta inyección de botox cuesta alrededor de 400 euros. En total, por este último retoque estético la que fuera amiga íntima de las Campos habría pagado 1.200 euros.

No es su primera intervención

Lo cierto es que no es la primera vez que la colaboradora aparece en televisión con el rostro cambiado. No es ningún secreto que a Belén Ro le encanta cuidarse. Ya a finales de 2017 se dejó ver ligeramente estirada, pero el retoque que más acaparó la atención -hasta el actual- fue el que se practicó en noviembre de 2018. Entonces, Belén apareció en el debate de Gran Hermano VIP de cada Sábado Deluxe con una rictus que impactó a propios y extraños

La cara de Belén Ro en 'Sábado Deluxe'.

También entonces, tanto las redes sociales como los que estaban allí presentes se quedaron sorprendidos con el nuevo aspecto de la colaboradora. Y es que, lejos de lucir sus facciones marcadas, Belén Ro tenía la cara extrañamente inflamada. Jorge Javier Vázquez (49), ni corto ni perezoso, hizo un parón en la tertulia para invitarla a que aclarara qué es lo que le había pasado. "A lo mejor hay gente que piensa que has ido a inyectarte a casa de la falsa cirujana Marisol, la amiga de La Veneno", bromeó el presentador. 

Rodríguez se quitó las gafas para que se pudiera apreciar mejor la hinchazón. "He comido boquerones en vinagre y me ha dado una reacción alérgica, pero me ha pinchado tu médico guapo Urbason y ya estoy fenomenal", explicó. Eso sí, quiso romper una lanza a favor de este rico manjar y recordó que no tiene por qué afectarle de la misma manera a todo el mundo. "No me he puesto silicona en los pómulos, ni en la boca, ni en ningún sitio", sentenció.

Belén Rodríguez se ha convertido en una de las colaboradoras de Sálvame más populares porque no se amedrenta a la hora de expresar su opinión, por muy controvertida que sea. Con este retoque estético, la tertuliana demuestra tener un carácter coqueto y que le gusta mostrar el aspecto con el que se siente más cómoda e identificada. A nivel sentimental, cabe recordar que Belén Ro ha preservado en todo momento esa parcela y poco o nada se sabe de ese aspecto. 

[Más información: La nueva cara de Belén Rueda cuesta 5.000 euros: esto es lo que se ha hecho]