Andrea Janeiro, hija de una de las mujeres más populares de España, Belén Esteban (45 años) y de uno de los toreros más célebres de las últimas tres décadas, Jesulín de Ubrique (45), cumple 20 años este sábado 20 de julio. En estos doce meses, Andrea ha vivido con la tranquilidad de no tener tras de sí a los medios de comunicación, que en líneas generales han respetado su decisión de no querer ser famosa. Sin embargo, JALEOS ha logrado recopilar los momentos más importantes de la vida de la joven en sus últimos 365 días. 

Noticias relacionadas

1. Sigue con sus estudios en Inglaterra

En la actualidad, Andrea sigue estudiando en Birmigham, ciudad inglesa en la que tenía claro quería vivir independientemente de su madre, Belén Esteban, y del actual marido de ésta, Miguel Marcos (31). La primogénita de Jesús Janeiro eligió la Birmingham Metropolitan College (BMet), una universidad fundada en 2009 una apto para todos los bolsillos. Este es el lugar en el que en septiembre de 2017 empezó a formarse para ser locutora de radio, trabajo con el que sueña y al que aspira llegar al finiquitar sus estudios internacionales.

Aunque se trata de una de las mejores universidades del mundo, esta no es la única razón por la que la joven la escogió. En Birmingham vive Daniel Wozza Worrall (22), el hombre que conquistó el corazón de Andreíta y al que conoció veraneando en Benidorm. Aunque ni ella ni su madre se han pronunciado nunca sobre la relación, el propio británico se lanzó a publicar imágenes junto a ella y confirmar con besos su vínculo sentimental. 

Daniel Wozza y Andrea Janeiro, besándose. Redes sociales

2. Ha colaborado mucho con su madre en la organización de la boda

Este último año no solo ha sido especial para Belén Esteban sino también para su hija. Juntas han organizado con sumo mimo la boda de la tertuliana con su pareja, Miguel. Tal y como pudo averiguar este periódico, Andrea viajó hasta Sevilla junto a su madre en repetidas ocasiones para estar presente en las diferentes pruebas de los dos vestidos de novia que la firma Fiancée Couture confeccionó para el gran día de Belén. 

Andrea, además, fue una de las 11 personas que disfrutaron de la despedida de soltera de su madre en Ibiza. Las amigas menos conocidas de la de Paracuellos le organizaron un espectacular fin de semana en la isla Pitiusa y tal y como adelantó este periódico, pernoctaron en el espectacular Hard Rock Hotel Ibiza. La joven, que estuvo muy entregada y participativa durante todo el fin de semana, se protegió mucho para no salir en ninguna de las instantáneas que Belén o sus compañeras de viaje publicaban en sus redes sociales. 

Belén Esteban y sus amigas en su despedida de soltera en Ibiza. Redes sociales

3. La segunda boda de su madre, Belén Esteban

Era el momento en el que todo el mundo pensaba que la vería. Sin embargo, ningún medio de comunicación captó la imagen de Andrea, que entró con su madre a primera hora de la mañana a la finca la Vega del Henares, donde se celebró la ceremonia y el banquete. Los invitados desvelaron que la joven leyó unas palabras dedicadas a su progenitora. Un pequeño discurso que emocionó a todos especialmente cuando ensalzó la figura de Esteban como madre y como padre, disparando contra el diestro gaditano, al que no ve desde hace años. 

La mala noticia para Andrea llegó cuando descubrió que habían hackeado el teléfono móvil de Belén y también "el de alguien muy cercano a su hija", según la colaboradora, que evitó decir el nombre de su yerno. Horas después, aparecía una de las fotos más buscadas: ella, junto a su novio, sonriente y con un vestido en rosa chicle, largo, con escote corazón y tirantes finos. El rostro de Andrea se filtró junto con otras imágenes, aunque no posó en la exclusiva que la copresentadora de Sálvame concedió a la revista ¡HOLA!. Según Belén Esteban, la cifra que cobró habría aumentado exponencialmente si Miguel Marcos, su marido, y Andrea Janeiro, su hija, hubieran posado junto a ella. 

4. Su última aparición pública: Mad Cool

Andrea Janeiro disfrutando del concierto de Rosalía en Mad Cool.

Belén Esteban fue una de las invitadas a la Welcome Party que ofrecía Mad Cool Festival en Madrid. La cabeza de cartel tenía nombre propio: Rosalía. Tanto Esteban como Andrea son muy seguidoras de la música de la catalana y no quisieron perderse el show que congregó a más de 40.000 personas bailando al ritmo de Malamente. Si bien Andreíta intentó zafarse de los flashes, las cámaras devoraron a Belén en cuanto puso un pie en el recinto. La mayor de los hermanos Janeiro apareció en un segundo plano, pero no pudo esquivar el objetivo de los gráficos. 

5. El deseo de Andrea Janeiro Esteban de no aparecer en la prensa

En los últimos dos años, es decir, desde que Andrea cumpliera su mayoría de edad, resulta altamente complicado acceder a información relativa a la única hija en común entre el torero y la colaboradora. No solo porque vive fuera de España sino porque en líneas generales, su círculo de amigos respeta la decisión de Andrea de no querer figurar en los medios de comunicación.

Paradójicamente, Andrea, famosa incluso antes de nacer, tomó una decisión cuando se hizo ciudadana de pleno derecho. Sobre ella sigue firme y regia: no quiere ser famosa. Al cumplir los 18 años, la futura locutora de radio envió un comunicado dejando claro que no quería figurar en los medios de comunicación:

Andrea Janeiro fotografiando a su madre en el concierto de Rosalía en Mad Cool.

"Con motivo de la presión mediática a la que me estoy viendo sometida, muy especialmente desde que alcancé la mayoría de edad, quiero pedir públicamente a los medios que pongan fin a dicha situación y a la vulneración de mis derechos al honor, la intimidad y a la propia imagen que se viene produciendo a lo largo de los últimos meses.

Soy consciente de que tanto mi madre (Belén Esteban) como mi padre (Jesús Janeiro) son personajes públicos, pero, aun cuando lo respeto profundamente, por mi parte nunca he participado de ningún modo en esa exposición pública. He sido, y soy, coherente y consecuente con mi voluntad de permanecer ajena a los focos, y trato de preservar mi intimidad en la medida de lo posible pese a mis específicas circunstancias familiares.

Por todo lo anterior, ruego, y agradeceré, que se respete mi deseo, y mi pleno derecho, de vivir en el más estricto anonimato; reservándome, en caso de no ser así, las acciones legales que procedan para salvaguardarlos".

La guerra mediática de sus padres a golpe de revistas y plató de televisión es lo que le ha brindado la posibilidad de llevar una vida plena de privilegios y estudiar en una de las mejores universidades del mundo, pero no es esa la forma en el que ella pretenderse forjar su vida. Sus redes sociales siempre han sido privadas y la intención de mantener un perfil bajo es el deseo Andrea que volverá a pedir al soplar las 20 velas de su tarta de cumpleaños. 

[Más información: Andrea Janeiro y Alejandra Rubio: dos hijas de famosas y dos formas de llevar la fama]