Belén Esteban (45 años) vivió el domingo un fin de fiesta muy agridulce. Aún con la resaca de su gran boda en la Vega de Henares, la colaboradora recibió una de las noticias más surrealistas y desagradables que podrían sucederle tras su soñado 'Sí, quiero'. Al acabar su gran día y recoger su teléfono móvil se percató de que no podía entrar en su aplicación de WhatsApp y descubrió que se la habían hackeado. Al día siguiente decidió denunciarlo. Tras lo ocurrido, JALEOS ha querido indagar sobre el proceso policial que se abre ahora y las consecuencias penales a las que pueden enfrentarse el infractor.

Noticias relacionadas

"Me han hackeado el WhatsApp, si recibís un mensaje mío, no soy yo", escribía la colaboradora en sus redes sociales. Varios de sus compañeros como María Patiño (47) o Antonio Rossi (50) hicieron público que habían recibido frases sin sentido por parte del número de Belén y que ya entonces sospecharon que algo extraño estaba ocurriendo.

Este mismo domingo a última hora, la ya mujer de Miguel Marcos (32) interpuso una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de Paracuellos del Jarama. La investigación corre ahora a cargo de las autoridades para localizar al autor del delito e imponerle la pena correspondiente.

Este medio se ha puesto en contacto con un conocido bufete de abogados que asegura que este tipo de delitos se llevan a cabo por la vía penal. "El artículo 401 del Código Penal dispone que 'el que usurpe el estado civil de otro será castigado con la pena de seis meses a tres años'".

En este caso, según apuntan desde el despacho, no se trata de una suplantación de identidad sino de un "robo de identidad digital", porque se ha usurpado el perfil de Esteban con el fin de "obtener los datos de acceso a redes sociales, correos, lista de contacto, etc, de la persona suplantada".

Se trata de un ciberdelito en el que, en principio, el hacker no ha obrado con el objetivo de hacerse con sus datos bancarios o imágenes personales, sino con el hecho de robar su identidad en la app de mensajes y hacerse con su cartera de contactos para confundirles y amargar la posboda a Belén Esteban. Es por ello que la rápida actuación de la colaboradora ante las autoridades ha sido vital, pero a partir de ahora las pautas a proceder son varias: "Debe reunir todas las pruebas posibles, ya sean capturas de pantalla, copias de la documentación firmada por el usurpador en el nombre de la víctima y acudir a un notario para que de fe de los hechos para que se pueda demostrar la usurpación o suplantación. Si existen testigos se debe contar con ellos para que puedan testificar en el posible juicio que se realice". Por lo que los testimonios de muchos de sus compañeros de Sálvame que recibieron mensajes por parte de una supuesta Belén serán pruebas esenciales para el caso.

El móvil es la herramienta indispensable de trabajo de Belén, y ahora tendrá que cambiar de número.

Los abogados penalistas deslizan a JALEOS que "lo que se podrá conseguir con la denuncia, además de que se inicien las correspondientes averiguaciones, es abrir el proceso penal para que al delincuente se le aplique la pena que le corresponda y se podrá reclamar el oportuno resarcimiento por todos los daños y perjuicios que se puedan haber sufrido por parte de la víctima. Por ejemplo, si ha usado la cuenta corriente de la víctima, se puede solicitar que devuelva el importe íntegro, o que si se ha tenido que pagar a determinados investigadores o asesores legales para dar con su paradero, el usurpador también tendrá que responder por ello".

Además, los expertos apuntan que "es importante comunicarle al administrador de la red social donde se ha llevado a cabo tal delito de suplantación de identidad -en este caso, WhatsApp- , para que se elimine todo lo publicado por el usurpador".

Todo este proceso podría acabar con un juicio tras la identificación del delincuente. Un final nada feliz para el gran día que Belén Esteban esperaba vivir este 22 de junio, ya que tras una fiesta cargada de felicidad, buen ambiente y regalos, tuvo que rematar la jornada con este revés y con una visita al cuartel de la Guardia Civil, en vez de fantasear ya, como toda recién casada, con su luna de miel.

[Más información: Belén Esteban, muy enfadada: hackean su móvil y entran en su WhatsApp un día después de su boda]