Kiko Rivera (34 años) ha decidido sacar todo lo que lleva dentro, y después de desvelar que ha sido adicto a las drogas, ahora ha querido contar cómo se sintió él cuando su madre entró en prisión. "Ni el horror que he vivido con las drogas se puede comparar con lo que sufrí al ver a mi madre entrar en prisión. Puedo asegurar categóricamente que es el momento más duro de mi vida. De hecho, me produce un dolor brutal pensar en ello", ha asegurado el hijo de la tonadillera en las páginas de la revista Semana donde todos los miércoles escribe un capítulo de su vida. 

Noticias relacionadas

'Mi madre y la cárcel' es como se llama el tercer episodio y está íntegramente dedicado a la cantante y su paso por prisión. Desde el día que ingresó, hasta el momento en el que terminó la "pesadilla", Kiko Rivera ha relatado con todo tipo de detalles cómo vivieron el año y medio de condena. "Me enteré de que mi madre ingresaba en la cárcel cuando ella ya estaba dentro... ¿Puede haber una situación más desconcertante? ¿Y más triste'. Pues fue así.".

Isabel Pantoja con su hermano Agustín durante uno de sus permisos penitenciarios en 2015. Gtres

Después llegaron las primeras visitas: "Cuando nos veíamos ambos tratábamos de disimular. Lo más duro eran las despedidas. Escuchar el cerrojo y ver a tu madre cómo te mira a través de las rejas es... Cuando regresaba de la cárcel me metía en la cama y tardaba varios días en salir. No quería ni comer. Estaba roto", ha continuado el dj en sus 'memorias'.

Después de superar uno de los peores momentos de su vida, Kiko Rivera es consciente de la fuerza que ha tenido su madre: "Los tiene muy bien puestos y estoy muy orgulloso de ella. Después de lo que ha pasado quiero a mi madre mucho más. A veces la vida te tiene que poner en estas situaciones para que valores lo que tienes".

Isabel Pantoja fue condenada a una pena de dos años por un delito de blanqueo de capitales. La cantante ingresó el 21 de noviembre de 2014 en la cárcel de Alcalá de Guadaíra (Sevilla). Tras poco más de un año en prisión consiguió el tercer grado hasta que finalmente obtuvo la libertad el 2 de marzo de 2016.

Ahora Kiko Rivera comienza una nueva vida con su familia. Ya ha saldado las deudas que tenía gracias a su paso por Gran Hermano Dúo. "Solo me interesa trabajar y pagar el alquiler de mi casa con sus repesctivos gastos. No necesito más".

[Más información: Kiko Rivera desvela que le cambió el color de ojos tras la muerte de su padre]