Lleva más de once años en la parrilla de programación, pero Salvados se prepara para una nueva etapa. Jordi Évole (44 años) visitaba este jueves El Hormiguero para hablar del cierre de una nueva temporada, pero con una sorpresa de impacto: el periodista de Cornellá de Llobregat dejará de presentar este espacio.

Noticias relacionadas

"Llevó once años haciendo Salvados, es el programa de mi vida, raramente haré otra cosa con más trascendencia. Durante la entrevista con el Papa vi que era la gota que colmaba el vaso. Once años después de haber regalado la guitarra del chiki chiki a Ratzinger, para hacer una entrevista, creo que el círculo se ha cerrado, que Salvados va a seguir pero sin mí. A veces hay que mover piezas, ser valiente, podía seguir haciendo el programa y ver cómo todo se iba deteriorando. Lo mejor es que venga otra persona, que le dé su sello, hay muchos programas que han cambiado y no pasa nada, Salvados está por encima de cualquier presentador, como el Un, dos tres, Informe Semanal o Sálvame". Con estas palabras, y visiblemente emocionado, Évole anunciaba su decisión.

Sin embargo, este cambio no significa que el periodista se vaya a tomar un respiro, todo lo contrario: "Voy a hacer otro proyecto, trataré de reinventarme pero dentro de un orden, porque sé hacer una serie de cosas. La temporada que viene habrá un Salvados con otro presentador que hará que no me echéis de menos para nada, seguro. No puedo decirlo, aunque no sé si se mantendrá el secreto durante mucho tiempo".

Esto hizo que se vivieran momentos de mucha emoción y complicidad. Así, Pablo Motos (53) recordó que ambos habían crecido juntos a nivel profesional y que, por eso, valora más este paso: "El hecho de que tú lo dejes me parece de una valentía enorme, probablemente por dentro estarás raro”. Al respecto, Évole comentó que “no sé cómo lo voy a asumir, pero creo que lo voy a llevar bien. Hay una frase que mi padre decía a veces que algunas personas se tenían que retirar mucho antes. Seguiré haciendo televisión la temporada que viene, me motiva la idea de que Salvados me sobreviva, es una cosa que me seduce un montón".

En este cambio tan importante, Évole no quiso desvelar quién tomará el testigo. "Te agradezco que lo hayas tenido en secreto, te lo conté hace un mes, en un momento difícil, al salir de la consulta del médico", se sinceró el periodista ante su colega Motos, a lo que éste respondió con una serie de halagos: "Jordi, eres un tío íntegro, honesto y me siento muy orgulloso de estar entre tu gente". En medio de esta complicidad, el hasta ahora presentador de Salvados mandó un mensaje a "los que están celebrando, que sepan que no es tan fácil, no se van a librar de Évole".

Por esta razón, el programa de este domingo será más especial si cabe, con una temática acorde a la ocasión. "El último programa quería que fuera especial, no una entrevista con el presidente del Gobierno o con el Papa. He vuelto a mi ciudad, a mi barrio y a la gente que me ha hecho como soy. Quiero que sea un homenaje a mis padres, a una generación que lo ha dado todo por nosotros y que no sé si está suficientemente reconocida, una generación que nos ha dejado un país mejor, todo más fácil, y que solo se han marcado que sus hijos lo tengan más fácil de lo que lo han tenido ellos", avanzó el propio Évole.

[Más información: Marta Sánchez y Jordi Évole firman la paz tras las acusaciones del periodista]