Novedades acerca de los problemas de Shakira (41 años) con la Agencia Tributaria. Parece que las últimas palabras de la artista colombiana, negando cualquier tipo de irregularidad, no han frenado la investigación. Ahora, un juez de Barcelona ha citado a declarar a la cantante como investigada por seis delitos contra Hacienda. La cita tendrá lugar el próximo 12 de junio. De este modo, el magistrado admite así a trámite la querella que presentó la Fiscalía contra la colombiana en diciembre de 2018.

Noticias relacionadas

Según reza la querella, Shakira desoyó su obligación como ciudadana de declarar durante tres años seguidos. La fiscal considera que la cantante dejó de presentar la liquidación del IRPF e Impuesto de Patrimonio esos tres ejercicios, produciendo un perjuicio económico a la Hacienda pública, respectivamente, de 12.371.197,97 euros (IRPF) y 2.191.771,58 euros en Patrimonio. Por tanto y en consecuencia, la Fiscalía pide para ella una fianza de 19,5 millones de euros, sobre la que el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Esplugues de Llobregat deberá decidir tras tomarle declaración en junio. 

Shakira en imagen de archivo. Gtres

Además, añadía la querella, la intérprete suscribió acuerdos con las autoridades fiscales de Luxemburgo, los denominados "Tax Ruling", para lograr unas condiciones "específicas y privilegiadas de tributación", cuando ya residía en España y tenía la obligación de pagar sus impuestos en este país. Según el ministerio público, la cantante utilizó ese entramado "con el deseo de no tributar", a sabiendas de que "vivía de manera habitual en España y que permanecía en este país la mayor parte del año, a excepción de sus salidas para cumplir con sus compromisos profesionales y sus actividades de ocio".

El equipo de la cantante se muestra convencido de que "se inicia un procedimiento judicial con el objeto de meter miedo al resto de los contribuyentes utilizando a Shakira como chivo expiatorio, ya que ha sido una persona que ha contado toda su vida con una intachable reputación". Por su parte, la cantante, a través de un comunicado de su oficina de comunicación, pretextó que "ya ha pagado hasta el último euro exigido por la Agencia Tributaria y, por tanto, no debe nada al Estado español".

"Atropello recaudatorio"

El comunicado contradice a la Fiscalía e indica que Shakira no estuvo más de 183 días en España entre 2012 y 2014, y que la Agencia Tributaria ha utilizado criterios "muy forzados". Argumenta que el criterio de ausencias esporádicas que alega Fiscalía solo se aplica cuando hay presencia previa pero que en el periodo de discusión la cantante era una ciudadana extranjera y hasta 2015 nunca fue residente fiscal en España, por lo que su equipo considera que el criterio del ministerio público es un "atropello recaudatorio". "En el mismo momento en que Shakira pasa más de 183 días toma la iniciativa de declararse residente fiscal en España y tributar en este país", señala, en referencia al año 2015.

[Más información: Shakira se defiende: "He pagado hasta el último euro a la Agencia Tributaria"]