Estoy hasta las narices de los panfletos manidos y de los NO ES NO que andan por ahí y que confunden y enrarecen el trasfondo. Las mujeres, como los hombres, debemos defender nuestro honor y autonomía desde la libertad más absoluta, pero al mismo nivel; nada de superioridad ni de mensajes absurdamente feministas. Creo que entre tanto ruido se pierde el mensaje. En el debate de Gran Hermano DÚO se ha visto con una claridad pasmosa que María Jesús Ruiz (35 años) está utilizando a su antojo a Antonio Tejado (32) y está protagonizando un juego demasiado sucio que, creo, le va a explotar en la cara y de nada le valdrá luego darse golpes en el pecho de mujer herida

Noticias relacionadas

Siempre me ha parecido peregrino decir que soy un gran defensor de la mujer; creo que está de más. Hay que estarlo, y no decirlo; sentirlo y ejecutarlo. También lo soy de los hombres y creo que Tejado está siendo un pelele de tres pares de narices y ha caído en la pegajosa red de María Jesús. No es normal lo que esta chica tiene en la cabeza. Ella misma lo anuncia: "Soy inestable emocionalmente". Ni que lo digas, hija. Por un lado, vas al confesionario como la dolorosa diciendo que, jolines, Tejado no entiende que NO es NO -detesto ya la frasecita- y que te agobia, te acosa por la casa. Poco menos que lo dibujas como un obseso que solo quiere verte en la cama y practicar eso que tú, cáspita, no quieres y no sabes cómo hacérselo ver. 

María Jesús y Tejado hablando en 'GH DÚO'. Mediaset

Y todo esto se desarrolla a la vez que tú misma, cuando te lo encuentras en la casa, lo agarras y le pides, a la desesperada, que te dé un beso. Que ay cómo eres, que te encanta, que su rollo te vuelve loca. ¿Alguien entiende algo del tema? Perdonadme, pero esto está adquiriendo un cariz bastante feo y, así como esta semana he dicho que me daba cierta envidia esa relación, ahora pienso que para nada querría semejante mujer en mi vida. Ahora sí, ahora no; ahora te permito que me des un palmetazo en el culo, luego te hago la cobra, pero caliéntame la cama, por fi, y te vuelves a la tuya. Yo no sé ustedes, pero eso descoloca al más equilibrado. 

Así está el pobre Tejado, hundido por las esquinas y como alma que lleva el diablo. Dice que está muerto física y mentalmente. No es para menos; María Jesús lo tiene seco. Y es que, querida mía, aquí no hay discursitos feministas que valgan: mire usted, estás jugando muy sucio con Antonio, con sus emociones. A mí no me la das, te explico por qué: tú quieres a un hombre atractivo en tu vida como Tejado, que te siga el rollo, que te diga lo guapa que estás; incluso, te agrada llevar la situación al límite, pero, en ese momento clímax, cortas. ¿Por qué? Porque fuera te espera tu hombre, José María Gil Silgado, con el que tienes tus códigos y tus cosas, pero al que, a la vez, quieres hacerle ver que a feminista no te gana nadie. Y no, tú de feminista tienes lo que yo de biólogo. 

Juegas, mal y mucho con Antonio. Él no es un bendito, Dios me libre, pero no conoce tu retranca. Tú no eres una mujer desesperada, agobiada, que no sabe cómo decirle al hombre que pare, que no siga. No, María Jesús, tú no tienes ni idea de qué se siente. Ese cuento no te lo compro, y menos tu argumento: "Me gusta y me atrae, pero estoy cerrada. Él solo busca sexo y no lo va a encontrar. Yo no necesito nada más con él, no quiero empezar algo con alguien que no sé qué pasará a la salida del concurso. Estabilidad conmigo no la va a tener. No voy a darle de comer a un gato que no va a estar conmigo". Olé la tía, quien la entienda que la compre. Esto lo suelta después de pedirle que le calentase la cama antes de dormir, anda que no te cuesta nada. 

Y atención, porque esgrime la exmiss que no lo ve como hombre de su vida porque, qué cosas, no es nada caballeroso: "Un hombre que no sea caballeroso no lo soporto y Antonio es sufrimiento". Hay que quererse mucho a una misma para marcarse sendos speech sobre la vida. Total, que Tejado está tocado y hundido y la relación pende de un hilo muy fino. El sobrino de María del Monte (56) anda por la casa pidiendo consejos a diestro y siniestro. Yo me quedo con el de Carolina Sobe: aquello durará lo que un perro en misa. "No veo ninguna relación aquí. Si a mí me gusta alguien, lo demuestro más y a mí me ha dicho que se agobia contigo", le ha dicho Sobe. "Sí, esto no va a ningún lado", remacha Tejado. Cuando ustedes lean esto -e incluso cuando lo escribo yo- hay muchas posibilidades de que estén manoseándose por la casa. Manoseos sí, sexo no.

El odio de Candela hacia Tejado

Tejado llorando por su situación con Candela. Mediaset

Yo le aconsejo a Antonio que se olvide María Jesús, que pase página, que haga como que no existe. Porque lo puede dejar bastante mal. De hecho, ya lo dejó para el arrastre su ex, Candela, cuando lo visitó por San Valentín: "Estoy muy mal y muy agobiado. Siempre sacan lo mismo para hacerme daño, como Candela. No entiendo que una persona a la que has querido vaya por ti de esa forma tan encarnizada. Le conviene ese parapeto".

La aludida, Candela, estaba en el plató del debate y ha respondido: "Reconozco que le tengo coraje y un poco de odio". No diré nada de esta chica, pero no me la creo y la veo con unas ganas de hacerse platós bastante peligrosas. Ojito: tirón de orejas a Tejado, que, según se ha dicho, llamó a Raquel y a Sofía Suescun (22) antes de entrar en la casa para amañar un montaje. Eso no está bien, Antoñito, al césar lo que es del césar. 

[Más información: Tejado fuerza a María Jesús en la cama de GH DÚO: su escena más denigrante]