La figura de Jesús Aguirre, el segundo marido de la duquesa de Alba, ha vuelto a la actualidad tras las declaraciones de Eugenia Martínez de Irujo (50 años) en el programa Planeta Calleja, grabado en las Islas Feroe. La duquesa de Montoro se sinceró con el presentador y habló del que fuera su padrastro como "un individuo pésimo". 

Noticias relacionadas

No es la primera de los hijos de la aristócrata que se atreve a retratar al intelectual. Cayetano Martínez de Irujo (55) ya tuvo palabras de desaire para Jesús Aguirre en el documental Lazos de sangre que emitió Televisión Española y donde se hizo un recorrido por la vida y milagros de la aristocrática saga. "Me ha costado 30 años y me he ido a todos los sitios donde hubiera que ir a regenerar mi trauma de la infancia y recuperar mi enorme destrozo emocional. Ahora estoy empezando... Empiezo a ser yo". 

Cayetano Martínez de Irujo en el documental 'Lazos de sangre'.

Cayetano recordó la época de Jesús Aguirre como una etapa muy dolorosa. En palabras del propio conde de Salvatierra: "Imagínate, me engañan con la muerte de mi padre, me rebelo, digo que se acabaron las nannies. No quería más dictaduras sin explicación y de la forma que fue la última, que fue durísima. Y cuando me rebelo, al año siguiente o en ese mismo año, a los 15, cuando digo que se ha acabado esto, llega Jesús Aguirre. Y me coge y me dice que yo ahí bajo su mando... Bajo el mando de nadie, yo ya voy a coger mi propio mango por mucho que me cueste en la vida y así fue".

Él mismo admitió que tuvo muchos encontronazos con quien fuera el gran amor de su madre: "Jesús Aguirre intentó ser implacable conmigo. No pudo porque conmigo chocó frontal. Y al final fue una etapa muy difícil hasta que fui cuando más mayor donde me reconcilié con todo y él también cambió de actitud conmigo porque cuando eres mayor de edad dices: 'Hasta aquí hemos llegado o cambiamos o...".

Según María Eugenia Yagüe, "hubo fuertes rumores respecto a su matrimonio y las tendencias sexuales de Aguirre. De hecho, un día le preguntaron a ella cómo iba su vida matrimonial y dijo "somos un matrimonio perfecto porque hacemos el amor todas las noches", lo dijo con una palabra castiza que no quiero repetir...". El final de Jesús Aguirre fue tremendamente duro sobre todo para la duquesa de Alba. "Los últimos años de Jesús fueron duros, y al final, Dios se lo llevó pero... Fueron muy duros", desvela el quinto hijo de Cayetana.

Cayetano Martínez de Irujo en 'Lazos de sangre'.

Cayetana Fitz-James Stuart se casó tres veces con tres hombres distintos pero solo tuvo hijos con el primero, Luis Martínez de Irujo. Una vez fallecido su primer marido, se casó "con quien verdaderamente quiso y le dio la gana. Le dio absolutamente igual que fuera ex cura y jesuíta", comentó el periodista Antonio Rossi sobre Aguirre

En ese mismo documental, la grande de España admite que el momento más doloroso de su vida fue precisamente cuando se murió Jesús Aguirre. "Él fue el gran amor de mi vida. El último y el amor de mi vida. Fui muy feliz con él durante 23 años. En este momento, para mí, he perdido al hombre más importante de mi vida", comentaba justo después de su fallecimiento en mayo de 2001. A este respecto Cayetano concluyó: "A día de hoy no entiendo esa pasión con su matrimonio de Jesús, que además, ha seguido hasta el final. No sé, yo ahí es lo único que no he entendido de ella". 

La confesión más dura de Eugenia Martínez de Irujo

Eugenia Martínez de Irujo en 'Planeta Calleja'.

Atónito y perplejo quedó Jesús Calleja (53) ante la confesión más sincera de Eugenia Martínez de Irujo sobre el segundo marido de su madre y el hombre con el que convivió más de veinte años. "Cero humano. Malo, muy malo. A mí me dijo unas cosas con once años que se me quedaron grabadas y todavía las tengo. [...] Me llamó a su despacho y primero me dijo que si vivíamos en casa era todo gracias a él, si seguíamos viviendo en nuestra casa. Entonces, claro, como empezó tan desagradable, yo que tenía once años, me puse a llorar. Es que se me caían las lágrimas".

"Fíjate, cuando se casó mi madre yo tenía ocho años. O sea, que a una niña de ocho años te la ganas muy fácil. Entonces me dijo que entendía que estuviese llorando porque mi madre estaba mala del corazón, que jamás ha tenido nada del corazón, y que le quedaba muy poco de vida, y cuando le pasara algo que tuviera en mi conciencia que la culpa era mía. Eso lo tendré aquí clavado para el resto de mi vida. Entonces, para mí ha sido una persona... pero no solo conmigo, con el resto de mis hermanos. Y esa unión con mi madre fue nefasta para nosotros. Todo el mundo le tiene a este hombre como en los altares, pero mira, me quedo muy bien sacando lo que fue en realidad", afirmaba rotunda. 

"Mi madre siempre le defendió hasta el final. Siempre quiso que le viéramos de otra manera que era imposible verla. Incluso cuando murió... no sé si tú habrás visto imágenes, pero ella salió llorando diciendo que había sido el amor de su vida. O sea, nunca lo entendí", exactamente las mismas palabras que su hermano Cayetano expresó en el citado documental. 

[Más información: Cayetana, qué solos se quedan los muertos: los hijos y los nietos que no estuvieron en la misa funeral]