Cuando David Bustamante (36 años) rompía su matrimonio con Paula Echevaría (40), también ponía fin, sin saberlo, a una de sus amistades más importantes, la que mantenía con Poty Castillo (57). Según pudo saber JALEOS, el cantante puso fin a la relación con el coreógrafo tras conocer que este fue una de las personas que ayudó a la actriz en su relación con Miguel Torres (32).

Noticias relacionadas

El coreógrafo se volcó con su íntimo amigo cuando el matrimonio se rompió, una ayuda que nace fruto de la amistad que les une desde hace casi dieciocho años. Un vínculo que ha vivido el pasar de los años y en la que han disfrutado de la compañía mutua.

La Academia de 'OT': su primer contacto

En octubre de 2001 los caminos de ambos artistas se unieron en un mismo recinto. La Academia de Operación Triunfo abría sus puertas para recibir a los futuros cantantes y formar a los artistas afianzados que ahora copan las listas de música.

Allí, Poty y Bustamante comenzaron una relación de profesor y alumno que pronto dejaría entrever una conexión especial. Las clases de baile y las coreografías de cada actuación cocinaron esta amistad. Aquel recinto fue el mejor testigo de cómo se fraguó la amistad entre ambos.

Entre giras y bailes estrecharon su lazo

El éxito de la primera edición del reality hizo que el programa tornara en gira musical y en espectáculo en directo. Fue en ese momento cuando la amistad que había nacido delante de las cámaras se asentó en la vida real. 

En 2002 los concursantes comenzaron su gira por 22 ciudades españolas y Poty era el coreógrafo de algunas de las actuaciones, incluidas las del cántabro. En uno de los momentos más complicados para el joven David Bustamante, el bailarín fue esencial para que el ascenso al mundo de las estrellas se urdiera con naturalidad. 

Más acostumbrado al mundo de los focos, Poty estuvo con él cuando la furia de la primera edición de Operación Triunfo llegaba a la vida del que hasta el momento había dedicado su vida profesional a los andamios. A partir de entonces no se separó de él ni en lo personal ni en lo profesional.

Los dos matrimonios: 'Felices los 4' 

La amistad ya había nacido y pronto se convirtieron en pilares fundamentales el uno del otro, tanto en el ámbito profesional como en el personal. Poty se convirtió en el coreógrafo de los conciertos en solitario de Bustamante y esto les hizo partícipes de sus respectivas vidas personales. 

Los dos artistas han compartido con sus seguidores cada uno de los momentos que han vivido juntos. La vida familiar de ambos ha sucedido de forma paralela, Paula e Isabel Navarro, la mujer de Poty, se convirtieron en íntimas amigas y juntas forman parte de Las Pencas, nombre con el que identifica la actriz a su grupo de amigas. 

Las hijas de los cántabros han crecido juntas. La vida infantil de ambas se ha sucedido en armonía entre vacaciones y salidas por la capital madrileña. Daniella y la hija del coreógrafo están muy unidas gracias a la amistad que antes mantenían sus padres, tanto es así que las dos pequeñas van al mismo colegio

La ruptura de esta amistad llega en un momento en el que Poty ha sido esencial en su carrera profesional. Él fue la persona que medió para que Bustamante se participara en Bailando con las estrellas y así pasó a ser parte activa de la parrilla televisiva. 

[Más información: Los motivos por los que Bustamante ha roto su amistad de 17 años con Poty]