Reina de corazones, madre, hija y nieta de torero, famosa antes de nacer y con un final propio de una estrella de Hollywood, como Marilyn Monroe; o una diva de la música como Amy Winehouse. A mal presagio o caprichosa conexión del destino podría sonar si se recuerda que la intérprete de You know I'm no good y la divina de Triana murieron el mismo día 23 de julio, con siete años de diferencia. 

Noticias relacionadas

Cuando se cumplen 14 años del acontecimiento que marcó el verano de 2004, apuntamos las 14 anécdotas por las que Carmina, Carmen o Carmuca, como la llamaban sus íntimos, jamás será olvidada. 

1. Hablaba en francés con su hermana Belén

Carmen Dominguín, Belén Ordóñez, Antonio Ordóñez y Carmina.

Nacida, criada y educada en el seno de una poderosa familia andaluza. 'Señoritos' eran llamados antaño. Entre el barrio de Triana en Sevilla y la calle Serrano de Madrid, pasando por el Liceo Francés e internados en Suiza junto a su hermana Belén, fallecida en 2012.

Carmina hablaba varios idiomas, y entre ellos, el francés, segunda lengua que le servía para desenvolverse a la perfección en su lugar favorito del mundo: Marruecos.

2. Con 17 años se casó con Paquirri

Francisco Rivera Paquirri y Carmen Ordóñez el día de su boda. Gtres

Era un clásico de la época. Niña bien con padre exigente que decide abrazar al primer amor para huir de casa. El caso suena exactamente igual que al de Carmen Martínez-Bordiú (67) con Alfonso de Borbón y Dampierre.

Ambas Cármenes eran íntimas amigas. Bordiú fue una de las 1.200 personas invitadas a la boda de Carmina con el torero del momento, Francisco Rivera Paquirri, el 13 de febrero de 1973.

3. Fiestas hasta el amanecer

Tras el nacimiento de sus dos hijos, Francisco (44) y Cayetano (41), la relación con su marido se empieza a deteriorar. Carmina vivía al día. Frente al equilibrio y la disciplina de Paquirri se encontraba una mujer que despreocupada y que organizaba  fiestas en su casa hasta el amanecer.

El diestro no podía soportar despertarse para ir a entrenar mientras su esposa aún seguía divirtiéndose con amigos dentro de la misma casa. 

4. La reina de las exclusivas "y a mucha honra"

Era la mujer del momento. Lo fue hasta el día de su muerte. Carmina jamás pasó de moda a ojos de la prensa, jamás dijo 'no' a una entrevista y se postuló sin titubeos como la reina del papel couché, su único trabajo reconocido.

Según la creadora del 'divinamente', "de las entrevistas en exclusiva no se puede vivir", sin embargo, este y no otro era su modus vivendi.

5. Enamorada de Marrakech y Tánger

Carmen Ordóñez en Marruecos en un posado del año 2000. Gtres

Sus amigos íntimos hablan de Marruecos como su lugar de evasión, el sitio donde encontraba su libertad y donde llevaba un tipo de vida bastante más sana que en España. No podía lanzarse a las calles de Marrakech y Tánger, la gente la adoraba y sentían una enorme pasión por ella.

"Nunca traicionó el principio fundamental de la caridad, que es el anonimato", comenta sobre ella quien fuera de sus grandes amigos señalando que Carmina abrazaba a leprosos y ayudaba a los más desfavorecidos.

6. Su afrenta contra Isabel Pantoja hasta el día de su muerte

Carmina Ordóñez leyendo una revista con Isabel Pantoja en la portada. Gtres

Nunca le perdonó el daño que hizo a sus hijos. Tal y como Carmina confesó en infinidad de entrevistas "como mujer no tengo nada contra ella, como madre sí". Con la trágica muerte de Paquirri, con una cogida mortal en la plaza de toros de Pozoblanco, llegó el conflicto de la herencia. 

Casado en ese momento con Isabel Pantoja (61), el maestro dejó en herencia ciertas herramientas taurinas de valor sentimental para sus hijos Francisco y Cayetano, también matadores de toros. Hasta hoy, los artículos, entre los que se hallan trajes de luces, espadas y capotes, aún no han vuelto a manos de quienes pertenece. 

7. Los malos tratos

El tercer hombre de su vida, Ernesto Neyra, cargará siempre con la cruz de los presuntos malos tratos que Carmina Ordóñez denunció en televisión y posteriormente en los juzgados. Quizá el error fuera ese, pues en el primer juicio, la justicia desestimó la demanda de Carmen "por no mostrar un perfil de mujer maltratada". 

Tras la decisión judicial y la exposición pública, prensa, y por ende sus lectores y espectadores dieron la espalda a Carmina. No quedó como víctima sino como alguien que se lucró de una dolorosa historia, daga que soportó hasta el final de sus días. 

8. La soledad, su mayor temor

En boca de quien fuera su gran amigo, Coto Matamoros, la soledad era el mayor temor de Carmen Ordóñez. Necesitaba estar rodeada de gente y dormir con gente en su misma cama aunque fuesen "amigos homosexuales", como apuntaba el que fuera colaborador de Crónicas Marcianas.

9. Un amago de infarto en Marruecos, días antes de morir

A raíz de una información concedida por el periodista Carlos Pérez-Gimeno en Antena3, Carmina Ordóñez sufre, según su amigo Kiko Matamoros (61), un amago de infarto en Marruecos. Esto sucedió apenas tres días antes de su fatídico desenlace. 

10. ¿Qué pasó el día de su muerte?

Belén Ordóñez en el funeral de su hermana Carmina. Gtres

El 23 de julio de 2004, Carmen Ordóñez aparecía muerta en la bañera de su casa de Madrid. ¿La causa oficial? Un paro cardiorrespiratorio. Hubo un golpe a consecuencia del desvanecimiento.

La autopsia, según sus allegados, reflejaba que no hubo consumo de estupefacientes, sin embargo sus hijos prefirieron conservar el documento y jamás hacerlo público.

11. Eva Carreño, la persona más fiel

Su gran amiga, confesora, y quien jamás mostró ningún interés económico ni social junto a Carmen Ordóñez. Tentada con cheques en blanco para acudir a platós de televisión o hablar para alguna revista especializada, siempre se ha mantenido al margen. 

12. "Cuando la cocaína entra en casa..."

Así lo confesó el propio Francisco Rivera Ordóñez, primogénito de Carmina, en una entrevista con Bertín Osborne (63). Sus dolientes palabras reflejaban el dolor de un hijo que sobre su madre dijo haber elegido "un camino malo".

En los últimos años de la vida de Carmina, se conoció que Francisco estaba ayudando económicamente a su progenitora con la condición de que llevase una vida más calmada. "Cuando la cocaína entra en casa, hace un daño brutal. Me costó asimilarlo, me alejé de mi madre porque vi lo que hacía y sentía impotencia por querer ayudar".

13. Carmen y los hombres

Carmina pasó hasta tres veces por el altar. El primer hombre de su vida fue Francisco Rivera Paquirri, con quien tuvo dos hijos. El segundo, Julián Contreras, de cuya relación nació su hijo Julián (32). Y el tercero, el 'bailaor' flamenco Ernesto Neyra, con quien terminó de la peor manera. 

14. Carmina vivía con el pie en el acelerador

Son palabras de su propio hijo, Julián Contreras Ordóñez, quien en el programa Lazos de sangre confesó que "ella vivió como quiso, con el acelerador pisado en todo momento. Mi madre se rebeló a mi abuelo, se rebeló a la sociedad, se rebeló a sus hijos… El problema es que se rebeló a sí misma".

[Más información: El linchamiento que sufrió Carmina por denunciar en televisión malos tratos]