Mucho antes de triunfar como presentador en Pasapalabra, donde ya lleva diez años al frente, e incluso de ser reportero del mítico ¡Caiga quién caiga!, Christian Gálvez (38 años) tuvo unos comienzos accidentados como actor en series como Médico de familia.

Noticias relacionadas

Un pasado que este domingo recordó junto a Risto Mejide (43) en Chester. "Tengo que ser muy mal actor para presentar un programa", reconocía el presentador. "Como actor soy chungo. Prefiero desnudarme desde el primer minuto".

Respecto a su etapa como reportero de CQC, Gálvez recordó que le sirvió para darse cuenta de que "si quería hacer televisión, no podía reírme de cualquiera" ya que en uno de sus primeros reportajes le pidió a Keanu Reeves que no volviera a tocar música.

"Cada vez que veo ese vídeo me muero de la vergüenza. Después de decirle esas palabras me di cuenta de la vergüenza que hice. Ahí no se ve, pero los de seguridad me echaron de la Berlinale. Y desde entonces cambié. La televisión no va de reírse de la gente, sino con la gente", añadía.

Christian Gálvez

En cuanto a su etapa como presentador, el madrileño reconoció que no sabe "si soy bueno o malo, pero tengo una trayectoria. Es una cuestión de formación. Mi mérito es ser un profesional que se sacrifica por lo que quiere. El talento innato es que una persona que nunca ha estado en televisión venga al plató y con siete cámaras y 100 personas de público que sea capaz de entenderme. Lo mío es perseverancia. Estuve un mes entero ocho horas al día preparándome".

Un programa, Pasapalabra, donde conoció a "la mujer de su vida". "No llevaba ni un mes haciendo el programa y se me olvidó hasta la mecánica. ¡Fíjate que profesionalidad! Antes ya la había visto en Desafío bajo cero y mi madre era fan de Almudena Cid (37) como gimnasta".

Un momento que Risto aprovechó para preguntarle si se planteaba ser padre. "Es una pregunta que siempre se la hacen a las tías", decía el presentador. "A nosotros siempre nos hacen la pregunta desde hace diez años. Sí me lo planteo, es una de las ilusiones de mi vida. Pero el término paternidad y maternidad sólo te corresponde a un 50%. Ahora no sé si estamos preparados, pero creemos que no es el momento. Almu estuvo veinte años en un gimnasio y se está encontrando a sí misma. Yo no sacrifico lo que tengo con Almu si ella no quiere. Si viene perfecto, se llamará Leonardo u Olimpia".

Por último, Gálvez también habló por supuesto del hecho de ser uno de los mayores expertos mundiales en Leonardo Da Vinci. "¿Sabes por qué no tiene cejas la Gioconda? ¿Quién no tenía cejas en la Italia del Renacimiento? Las esclavas árabes. ¿Y quién era una esclava árabe? Su madre. Pudiera ser. En esa investigación estamos ahora. ¿Por qué llevaba siempre consigo ese cuadro?".