2017 tiene los días contados y seguro que Carlota Corredera (43 años) está deseando que toque a su fin cuanto antes. Ha sido un año de alegrías, pero también de desilusiones y decepciones; casi 365 días en los que ha pasado de todo en la vida de Carlota. El siete empezó bien, continuó correcto y ¿acabará mal?

Noticias relacionadas

A comienzos de año, el espacio de moda Cámbiame se desplegaba ante la gallega como un sinfín de posibilidades; se trataba de una gran apuesta profesional y personal. Era su momento. La cadena de Fuencarral confiaba en ella para hacer imagen y ella lo dio todo, superando sus miedos.

Carlota en 2016. Gtres

Con el debate del reality Las Campos dando sus último coletazos de la segunda temporada, Cámbiame por estrenar, la presentación de Sálvame y algunas colaboraciones, todo indicaba que repetiría la misma suerte que en 2016. Pero no. Las uvas no serán igual de alegres para Carlota.

El año termina de la peor de las maneras: la mala audiencia que cosecha la pasarela de la sobremesa preocupa y su contrato vence en enero. "Ella lo está pasando muy mal. Es una persona muy perfeccionista y no entiende que hay cosas que no dependen de uno mismo", aseguraba una fuente a JALEOS. En vistas del naufragio, la cadena estaría moviendo ficha, pero sin contar con Corredera. Sin Las Campos -la nueva temporada se estrenará después de Navidad- y sin Cámbiame en sus múltiples versiones -VIP, Challenge y el normal-, a Carlota solo le quedará Sálvame. Su estrella se apaga a tenor de los acontecimientos. Todo lo que sube, baja; dice el dicho. 

2016, el año del descubrimiento de una estrella 

La trayectoria como directora de programas de Carlota es prolífica; espacios como El laberinto de la memoria, Hormigas Blancas, TNT, La NoriaSálvame y Sálvame Deluxe han contado con su directriz. Entonces ella permanecía en la sombra, donde se sentía cómoda. Sin embargo, un día se le propuso dar un paso hacia la luz; hacer imagen.

De La Noria llegó a Sálvame, que le dio la oportunidad de su vida. Una Carlota insegura pisaba el plató y su vida cambió. Espontánea y luchadora, la gallega se ganó al público. Era ya un personaje que gustaba; había cruzado el umbral y su vida personal despertaba interés y se medía con el mismo abolengo que perfiles como el de Jorge Javier o Paz Padilla. 

Las ofertas no tardaron en lloverle. Sálvame Show Week, una sección del programa, le abrió las puertas del debate de Las Campos y, finalmente, su gran ocasión para lucirse llegaba de la mano de Cámbiame. Por aquel entonces se llegó a rumorear que los compañeros sentían celos por el ascenso imparable de Corredera.

Carlota junto a Pelayo Díaz, Cristina y Natalia Ferviú. Mediaset

La cúpula puso toda la carne en el asador con Carlota y Cámbiame; entendían que nadie mejor que ella para sustituir a Marta Torné después de la superación personal que había demostrado con su bajada de peso. De hecho, con el afán de ayudar a personas para lidiar con su sobrepeso, Carlota escribió un libro, Tú también puedes, que arrasó en ventas. La marca 'Carlota Corredera' parecía imparable. Pero no, todo lo que sube terminando bajando. Carlota ha bajado. Con este funesto panorama, ¿cuál será su deseo para 2018? 

[Más información: Carlota Corredera pierde la confianza de su dietista]