Alba Carrillo (30 años) tiene mucho que enseñar a los profesionales del marketing. En cuestión de 365 días ha pasado de ser 'la mujer de Feliciano López' (35) a que hoy se hayan cambiado las tornas y podamos decir que es el tenista 'el exmarido de Alba Carrillo'. 

Noticias relacionadas

Para convertirse en la 'estrella' que ha conseguido ser ha dado unos inteligentes pasos en el mundo mediático que ahora la han colocado en una posición en la que todos ansían tenerla entre sus filas. De caminar cual sombra de Feliciano o Fonsi Nieto (38) ha pasado a copar la primera plana de las revistas y a tener a los paparazzi pendientes de cada movimiento que hace. Desde JALEOS desgranamos este lunes, coincidiendo con su 31 cumpleaños, las claves que le han otorgado a Alba el título de personaje del año:

La portada de la discordia

La portada que inició el ascenso de Alba Carrillo en el mundo del corazón.

En junio de 2016 la revista ¡HOLA! cedía su portada a una compungida Alba Carrillo que dejó un titular que sembró los primeros cimientos en el camino mediático de la modelo. La cabecera rosa no se imaginaba en aquel entonces la persona que descubriríamos meses después tras ese angelical rostro. Su divorcio con el tenista resultó ser el mejor saque que pudiera hacer la maniquí y que pronto supo rematar con un revés ingenioso que le llevó a los platós de televisión de más audiencia del país.

Los apenas once meses de matrimonio que vivieron fueron narrados prácticamente por entero por la protagonista en los diferentes programas a los que acudió y su personalidad fue tomando forma y engatusando a la audiencia de manera voraz. Sus seguidores en redes sociales no pararon de crecer y su día a día era narrado por los medios por la demanda del público.

Su defensora más VIP

Una de las armas secretas de Alba es sin duda su abogada, Teresa Bueyes. Que la archiconocida defensora de los famosos estuviera al lado de la modelo ha sido un valor que también ha empoderado el nombre de Carrillo, y es que la letrada está metida en muchos de los 'saraos' que implican a diferentes personajes del corazón.

Teresa Bueyes y Alba Carrillo, muy cómplices. Gtres

Bueyes no solo tiene a la maniquí como clienta sino que además han forjazo una gran amistad y la propia Alba ya siempre la define como uno de sus mayores sustentos. A la abogada no hay plató que le acobarde -de hecho es algo que hace con gusto- y no ha dudado en pasarse por muchos de ellos en los últimos meses defendiendo la postura de Carrillo en los diversos frentes abiertos con sus exparejas.

La desquiciada favorita del 'rey del cortijo'

Como no podía ser de otra manera Alba no desaprovechó la ocasión de contar los detalles de su divorcio en un programa con tanto peso como Sálvame Deluxe y allí consiguió cautivar al presentador. La conexión entre Jorge Javier Vázquez (47) y la modelo era evidente y más aún cuando la exmujer de Feliciano contó, entre otros muchos detalles de su matrimonio, que cada viernes su exmarido y ella se sentaban frente al televisor para ver el prime time de Telecinco y después mantener relaciones sexuales.

Alba Carrillo junto a Jorge Javier en Sálvame Deluxe.

Al presentador le gustó la forma de expresarse que tenía Alba y su manera de cambiar de tema y volver loco a todo aquel que estaba a su alrededor. Por eso, desde entonces, el de Badalona la ha apodado cariñosamente "su desquiciada favorita".

De la risa al llanto en apenas segundos

La imagen de Alba Carrillo con el delineador de ojos negro corriendo por sus mejillas ha quedado en la retina de muchos. El momento sucedió en el programa Hablé con ellas por el que fichó la modelo y en el que ejercía de presentadora junto a Rocío Carrasco (40), Sandra Barneda (41), Mónica Martínez (42) y Soledad León de Salazar. En su primera emisión la protagonista fue ella y sus lágrimas al recordar su divorcio con Feliciano López. No obstante, apenas un programa después, la maniquí mantenía una cita en directo con el guapo barman de First Dates y no paraba de coquetear con él y sonreír de oreja a oreja.

Las lágrimas de Alba en directo.

Esa manera de cambiar de la risa al llanto y viceversa es la máxima y el valor que convierte a Alba en el objetivo principal de los programas de entretenimiento. El drama y la comedia en una sola persona que ofrece el suspense de no saber con qué actitud vendrá la próxima vez que la veas es el punto fuerte de la modelo para ser querida y odiada a partes iguales, pero que jamás dejar indiferente.

Carrillo traspasa fronteras

Y si una sola Carrillo ya era capaz de alterar todo aquello por donde pasara, la auténtica revolución llegó cuando conocimos a su madre. Lucía Pariente (54) apareció de forma inofensiva en televisión gracias a una tarde en la que caminaba junto a su hija y los reporteros decidieron acercarle el micrófono para que contase cómo estaba viviendo la polémica con el tenista. Unos días después la reservista del Ejército del Aire acudía a Sálvame Deluxe para contestar sin censura a las preguntas de Jorge Javier.

Alba Carrillo y su madre, cuando estaban a punto de abandonar el concurso.

La personalidad de ambas hizo que se convirtieran en el pack perfecto para volar a la aventura de Honduras y ser las Supervivientes que más vídeos generaran dentro del concurso. Su curiosa relación de amor-odio, su fuerte carácter y su choque constante con el resto de concursantes fue el detonante de que quisieran abandonar el reality. Pero fue gracias también a esa polémica generada y a que la imagen de Alba salió reforzada una vez su madre volvió a España, lo que hizo que la modelo quedase subcampeona del concurso y llenase sus bolsillos con 312.000 euros después de tres meses en el Caribe. Con todo esto, no cabe duda de que la evolución de Alba Carrillo es para tomar nota.