Después de un año de ausencia, Portugal ha vuelto este año al Festival de Eurovisión por todo lo alto convirtiéndose, junto a Italia, en una de las grandes favoritas para ganar el concurso. Y todo ello gracias a la elegante y conmovedora balada Amor pelos dois y a la particular forma de interpretarla de su cantante, Salvador Sobral.

Noticias relacionadas

[Más información: Triunfo histórico de Portugal en Eurovisión: España, última con 5 puntos]

Una participación que, sin embargo, ha estado en peligro durante los últimos meses debido a su delicado estado de salud. Como recogía el portal portugués Flash a mediados de marzo, tras ser operado de dos hernias poco antes de la preselección lusa, el cantante se encuentra actualmente en la lista de espera del sistema sanitario portugués aguardando una esperada intervención.

"Tiene un problema muy grave de corazón y ya hay una lista de espera tremenda. Además de este problema, el tiempo juega a su contra. Hay mucho miedo", afirman fuentes cercanas al cantante desde el citado medio. "Necesita un donante de manera urgente. No tiene mucho tiempo, como mucho un año", concluyen.

De ahí que Salvador tenga que llevar continuamente una especie de marcapasos que le obliga a usar una mochila con pilas alrededor de la cintura. "Es por eso por lo que usa ropa suelta", comentaba una de las personas que estuvo con Sobral en el backstage de la preselección portuguesa.

Salvador y Luísa Sobral.

Esto ha hecho que Sobral no haya podido participar en actos de promoción por Europa antes de la celebración del Festival de Eurovisión, o que haya sido su hermana, también compositora del tema, la que haya tenido que sustituirle durante los primeros días de ensayos en el Centro Internacional de Exposiciones de Kiev.

De hecho, mientras sus compañeros de semifinal llegaron a la capital ucraniana el pasado domingo 30 de abril, Sobral no lo hizo hasta el siguiente domingo 7 de mayo y no sería hasta el pasado lunes 8 de mayo cuando se subiera por primera vez al escenario consiguiendo una ovación cerrada de la prensa acreditada.

Expectación máxima

Desde entonces, el joven no ha hecho más que subir en las casas de apuestas hasta el punto de que en el centro de prensa ya empieza a cuestionarse la victoria de Italia en el Festival. “Sería bueno para la música que Portugal gane Eurovisión”, ha dicho tajante el representante español, Manel Navarro, que apenas cuenta con aspiraciones.

[Más información: Así ha sido la 'cutre' actuación de Manel Navarro que nos deja en el último puesto]

[Más información: Manel Navarro: "He quedado el último y es lo que hay, pero hicimos un gran trabajo"]

No sería utópico. Y es que, además de la emotividad de su actuación, nadie ha sabido llamar la atención más que los hermanos Sobral. Durante la primera semifinal, los jóvenes se convirtieron en lo más comentado en redes sociales gracias a sus divertidos gestos a cámara. También durante la rueda de prensa de los ganadores de la primera semifinal donde Salvador se enfundó una camiseta de SOS Refugees y criticó las políticas europeas.

"Esto es un gran fiesta de Europa. Estamos aquí para celebrar la música, y eso es genial. Pero hay cosas que me preocupan y supongo que también a mucha gente. Cuando supe que venía a Kiev, pensé en hablar sobre los refugiados. Estas personas no son inmigrantes, son refugiados, huyendo de la muerte. No puedo decir que Europa no esté haciendo un esfuerzo, pero hay tanto papeleo en los campos de refugiados..." .