Solo han hecho falta cinco meses para que la vida de Georgina Rodríguez  (22 años) dé un giro de 180 grados. La novia de Cristiano Ronaldo   (32) verá en pocas semanas cómo pasa de ser una joven de origen aragonés que soñaba con llegar a ser bailarina a convertirse en una de las WAG más perseguidas y a tener que ejercer de madre de tres hijos.

Noticias relacionadas

[Lea aquí: Cristiano espera gemelos de un vientre de alquiler, no de su novia]

Fue el pasado mes de noviembre cuando unas fotografías en el parque de atracciones de Disneyland capturaban las caricias y besos entre el deportista y la veinteañera, y por lo que acto seguido los medios se ponían manos a la obra para investigar acerca de la chica y poder ofrecer al público un perfil de la nueva conquista de CR7. 

Georgina muy atenta del pequeño Cristiano Jr mientras su padre juega en el campo. GTRES

La confirmación de su idilio llegó varias semanas después con unas imágenes de Georgina en el palco del Bernabeú compartiendo asiento con Dolores Aveiro, la madre de Cristiano, y con el hijo del delantero, Cristiano Jr. La joven se mostró muy atenta del pequeño en todo momento, algo que debió agradecer la progenitora del futbolista, ya que ha sido ella durante años la que se ha tenido que meter en el papel de madre para el niño.

[Lea aquí: Así es la nueva novia de Cristiano Ronaldo]

Un mes después de estas instantáneas, Cristiano apareció en la gala The best FIFA junto a su hijo y su novia. Era el primer 'posado oficial' de la pareja ante los medios y la manera en la que el merengue parecía querer formalizar su relación con la joven dependienta. Georgina se presentaba como una más del clan y volvía a mostrar ante los focos su complicidad con el primogénito de su novio.

Cristiano posa junto a su novia, su madre y sus hermanas, que arropan al pequeño en el centro. GTRES

Con la nueva e inminente paternidad, el reto que tendrá que afrontar la chica de Ronaldo será el de mayor responsabilidad hasta el momento. En menos de cinco meses ha tenido que introducir grandes cambios en su vida, pero además, nuevos miembros. Primero llegó Cristiano, a quien conoció en un evento de Dolce&Gabanna y por el que sintió un flechazo instantáneo; después, llegó la familia del astro, que además de multitudinaria, son las personas más fieles y apegadas a su novio; y por último -hasta hoy-, también tuvo que aprender a cuidar de un menor y no de cualquiera, sino del pequeño Cristiano Jr, que es el ojito derecho de su padre.

Georgina practica yoga para mantener su cuerpo en forma. Instagram

[Lea aquí: Así me vendió un bolso de Prada la novia de Cristiano Ronaldo]

Cualquiera en su posición sentiría bastante presión por lo que está por llegar. Quizá Georgina, una experta en yoga, es capaz de canalizar su tensión con este deporte oriental, y es que ella continúa con normalidad su rutina de trabajo en Prada y tampoco descuida a sus amistades y sus sesiones de ejercicio. Una agenda que en las próximas semanas podría cambiar con la llegada de los gemelos que su novio puso en marcha mediante un vientre de alquiler meses antes de que ella apareciera en su vida.