Emocionó a la audiencia y al jurado de MasterChef Junior cuando se puso a llorar sin parar tras quedarse a las puertas de la final del famoso concurso culinario. Oscar Jefferson, de tan sólo 9 años, no superó su prueba más difícil: elaborar el típico plato inglés 'fish and chips'. Por eso, y para quitarse esta espinita, el minichef ha vuelto a elaborar la misma receta. Esta vez no ha sido en las cocinas dirigidas por Pepe Rodríguez, Samanta Vallejo Nájera y Jordi Cruz, sino que el pequeño ha volado hasta Londres, ciudad en la que nació, para demostrar su talento.

Noticias relacionadas

Allí ha cautivado al público y a la prensa del país. The Sun, Daily Mail o The Times son algunos de los periódicos que se han interesado por este niño que actualmente reside en la costa gaditana. Hasta el embajador de Reino Unido en España, Simon Manley, se ha interesado por él. Este viernes Jefferson ha cocinado en el matinal This morning su plato con el chef del programa y sus presentadores y no lo ha hecho nada mal. El pequeño ha salido de plató con una gran sonrisa y la satisfacción de haber realizado un buen trabajo en los fogones.

Esta vez no ha fallado a su abuelo como Jefferson repetía una y otra vez en Masterchef el pasado programa. "Me ha salido fatal el plato y he llorado porque estaba mi abuelo y siento que le he fallado. Espero mejorar en el futuro", aseguró el pequeño al ser eliminado. Dicho y hecho.

Durante su paso por el programa sorprendió al jurado elaborando complicadas recetas siendo el concursante de menor edad. Además, su afición por probar absolutamente todos los platos le otorgó el título de Catador Oficial de MasterChef Junior. Bueno todos menos la ensaladilla rusa que dice según él no le gusta nada. Fuera de las cocinas una de sus aficiones favoritas es montar su bici "en su carretera", como él mismo explicó en su vídeo de presentación. También le gusta mucho la música. Sobre todo rapear.

Desde hace dos años Jefferson vive con su familia en Sotogrande. Cuando él y su hermano George, de 11 años, llegaron a España no sabían nada de español. Ahora, y gracias a la televisión, ambos dominan el idioma.