A mediados de junio de 2015 la ex mujer del duque de Alba compartía en su perfil de Facebook una carta en la que contaba la mayor pesadilla que había vivido durante más de 15 años. En las líneas escritas a ordenador narraba cómo el que había sido su psiquiatra e incluso amigo, el doctor Javier Criado, había abusado sexualmente de ella en su etapa más vulnerable. A la denuncia de Matilde Solís (53 años) se sumaron decenas de mujeres que pasaron por el mismo calvario, pero tras presentarse los testimonios ante los tribunales y recurrir sentencia tras sentencia, esta semana la Audiencia de Sevilla ha archivado de forma definitiva el caso.

Noticias relacionadas

La ratificación final fue emitida ayer por la Sección Primera de la Audiencia después de que la abogada de las presuntas víctimas, Inmaculada Torres, recurriera la decisión del juzgado de instrucción número 19 que estaba a cargo del caso de archivar los delitos porque ya habían prescrito. Con esto, queda eliminada cualquier posibilidad de volver a recurrir la causa contra el psiquiatra sevillano y solo se le juzgará por un supuesto caso de mala praxis por llamar "loca" a una paciente.

La carta íntegra de Matilde Solís.

Las decenas de denuncias, las demandas al Comité Deontológico del Colegio de Médicos y el atrevido primer paso de la ex esposa del duque de Huéscar, han quedado reducidos a nada. El conocido como 'el psiquiatra de la alta sociedad sevillana' no podrá ser juzgado por los supuestos tocamientos a los que sometía a las mujeres que acudían a su consulta, y por tanto, víctimas como Matilde Solís y otra treintena de nombres que acudieron a la justicia en busca de una solución y de darle su merecido han quedado desprotegidas.

Por eso, la abogada que las defiende continuará su lucha contra el doctor para imputarle por un delito de integridad moral. Pero las supuestas víctimas tendrán que ver cómo han perdido la batalla frente al que, más que curar sus problemas, les produjo el más grande de sus vidas. Aunque, por fortuna, el paso de los años ha hecho que las mujeres denunciantes hayan ido tomando distancia con el caso. La propia Solís explicaba que "a los 39 años empezó a salir de las depresiones" y aseguraba en su carta escrita hace dos años que "ya no sentía nada" por el doctor.

Javier Criado sentado en el sillón donde pasaba consulta.

Matilde tenía 22 años cuando acudió por primera vez a la consulta de Javier Criado. Por tanto, corría el año 1985, fecha en la que se data el primer caso de abuso sexual estipulado en la denuncia remitida por la abogada Torres. La última víctima corresponde al año 2006. Dado que estas fechas quedan lejanas para las investigaciones judiciales, ya que rebasan los periodos de 3, 5 e incluso 10 años, han prescrito totalmente la lista de delitos detallados en la denuncia. El psiquiatra estaba acusado de intrusismo profesional, omisión del deber de socorro, delito continuado contra la integridad moral, tres delitos continuados de abuso sexual, dos más de abuso sexual y uno de inducción al suicidio.