¿Por qué estan de moda de nuevo los chokers (cintas de terciopelo o raso al cuello) que empezaron a llevarse en los siglos XVIII y XIX? ¿Quién le quitó al vestido negro la connotación del luto? ¿Qué provocó la aparición de los vaqueros rotos? ¿Cuáles son los secretos detrás de las telas de Mariano Fortuny y Madrazo, los cortes de Cristóbal Balenciaga o la influencia surrealista de Ágatha Ruiz de la Prada?

Detrás de cada prenda que hoy usamos hay una historia, y el proyecto We Wear Culture (Vestimos cultura) de Google Arts & Culture nos ayuda a descubrir cómo se vestía en el pasado, por qué vestimos determinadas tendencias en el presente y cuáles vestiremos en el futuro. Como dijo Diana Vreeland, legendaria directora de la revista Vogue: “Puedes incluso ver la llegada de la revolución en la vestimenta. Todo se puede ver y sentir en la ropa”

Conjunto Mi In Do, de la diseñadora coreana Jin Teoken, en la Design Foundation de Seúl.

Vestimos historia, vestimos arte (son estrechísimas las colaboraciones entre diseñadores o marcas de moda y artistas) y vestimos artesanía. Vestimos cultura. Gracias a este proyecto, tres mil años de historia de la moda están disponibles, en cualquier dispositivo, en cualquier momento y en cualquier lugar, a golpe de click. Y podrás viajar gratis, sin moverte de casa, a Nueva York, Londres, París, Tokio, Venecia, y San Paulo, entre otras 40 ciudades, visitando más de 180 museos, instituciones, escuelas, archivos y otras organizaciones vinculadas a la moda, cuyos fondos han sido digitalizados. Entre ellas, el Met Costume Institute neoyorquino, el Victoria & Albert Museum de Londres y el Kyoto Costume Institute japonés.

Un interesante proyecto para el que en España participan cinco instituciones: el Museo Cristóbal Balenciaga en Guetaria, el Museo del Traje en Madrid, el Museo del Diseño de Barcelona, el Museo de las Artes y Costumbres Populares de Sevilla y la Fundación Agatha Ruiz de la Prada. Sus fondos están ya entre las 30.000 prendas digitalizadas que nos acercan a esos tres milenios que ya sumamos de historia de la moda. 

Vestido Delphos que se expone en el Palazzo Fortuny de Venecia.

Y así, internautas de cualquier parte del mundo pueden ver imágenes de algunas de las mejores exposiciones del momento: como los 105 tejidos del modisto Mariano Fortuny, capturadas con un nivel de detalle y precisión nunca antes vista, gracias a la tecnología Art Camera. O la celebración del centenario de la apertura de la primer tienda de Balenciaga en San Sebastián y el 80º aniversario de su establecimiento en París, se puede visitar la retrospectiva, Cristóbal balenciaga: los primeros años del Museo Cristóbal Balenciaga. Y para descubrir cómo el vestido modifica la apariencia del cuerpo, desde el siglo XVI hasta la actualidad, hay que visitar la exhibición El cuerpo vestido: siluetas y moda, en el Museu del Disseny de Barcelona.

Vestdio de Cristóbal Balenciaga, del Museo que lleva su nombre en Guetaria.

La presentación del proyecto We Wear Culture se celebró simultáneamente en el Museo del Traje de Madrid, el Costume Institute del MET de Nueva York y el Laboratorio de Arte y Cultura de Google en París. En la capital madrileña, Francisco Ruiz, Director de Políticas y Asuntos Públicos de Google España y Portugal, y Luisella Mazza, Directora de programas del Google Cultural Institute, explicaron cómo, gracias a la tecnología más avanzada, se ha hecho realidad esta singular pasarela digital que ayuda a salvaguardar el patrimonio cultural de la moda y lo hace accesible a todos
Para acercar la historia de la moda a un público que vaya más allá de los investigadores sobre el tema y los fashionistas, en la plataforma Google Arts & Culture hay también 450 exhibiciones virtuales: en ellas se puede recorrer la antigua Ruta de la Seda; ser testigo del nacimiento del vaquero como prenda de trabajo en las minas y su evolución como icono de la alta costura, o descubrir cómo la diva brasileña Carmen Miranda hizo populares los zapatos de plataforma y los tocados sorprendentes en 1930. 
También es posible visitar la mayor colección de vestuario en el Metropolitan Museum of Art's Costume Institute Conservation Laboratory, gracias a un vídeo en 360º, y descubrir cómo se preservan estas piezas para futuras generaciones. Miles de opciones sin salir de casa.

Imagen del Departamento de Conservación del Costume Intitute del MET de Nueva York.

Además, a través de unas gafas de realidad virtual, se pueden casi tocar piezas míticas de la historia de la moda, como los zapatos rojos de tacón de Marilyn Monroe que están en el Museo Salvatore Ferragamo de Florencia; la falda y jersey de Rei Kawakubo para Comme des Garçons que exhibe el Kyoto Costume Institute (Japón); el corsé de Vivienne Westwood del Victoria and Albert Museum de Londres (donde desde mayo se rinde homenaje a Balenciaga con una gran exposición) y el vestido negro de Chanel que pertenece al Musée des Arts Décoratifs de París. Puedes ver todos ellos en esta galería.
Para apreciar un tejido como si lo tocaras, solo hay que hacer zoom en las imágenes de ultra alta resolución que captura la Art Camera y observar el trabajo artesano a un nivel de detalle sin precedentes. Por ejemplo, el de la famosa chaqueta de Elsa Schiaparelli, un dibujo surrealista transformado en una prenda de vestir. 

Vestido de Elsa Schiaparelli, con bordado de inspiración surrealista.

Íñigo Méndez de Vigo, que clausuró el acto, aseguró que "uno de los mejores retratos sociológicos de cada tiempo lo marca la moda: nos cuenta cómo fuimos y cómo somos, y nos da pistas sobre cómo seremos". Para el Ministro de Educación, Cultura y Deporte, "este adelanto tecnológico es prodigioso y peligroso, porque te puedes estar cuatro horas pegado a la pantalla, como me sucedió con el que se hizo en 2016, con el 400º aniversario de la muerte de Cervantes".
Según Méndez de Vigo (que tuvo también unas palabras de recuerdo para el diseñador David Delfín, recientemente fallecido), "nuestra moda es uno de los baluartes de la Marca España, motivo de orgullo porque durante años ha estado a la vanguardia". Para el ministro "con este proyecto We wear culture, Google nos conovoca a un viaje en el tiempo, un viaje didáctico, que además nos ahorra tiempo y dinero, y que nos ayuda a entender que vestimos cultura".
Un viaje que recorre el mundo explorando la maquinaria que mantiene una de las industrias más grandes del mundo en movimiento. Un itinerario, de este a oeste y de norte a sur, descubriendo comunidades que se congregan alrededor de la moda, como la Sociedad Avani en India o African Heritage House en Kenya. 

Modelos de African Heritage House en Kenia.

También mediante la app de Google Arts & Culture (en Android e iOS), se puede comprobar cómo la moda está cosida en nuestra sociedad porque, como explica la compañía en su blog, "hay alrededor del mundo más moda que lo que el ojo puede ver" y muchos puestos de trabajo que han hecho de la moda un oficio y un arte. "Artesanos de tocados, zapateros, fabricantes de uniformes, fabricantes de camisas, joyeros, especialistas en tintes, fabricantes de cordones, fabricantes de bolsas y maniquíes...Todos ellos han perfeccionado su arte, a lo largo de generaciones, para convertir bocetos y patrones en prendas". Prendas que luego la gente trasladó a las calles y hoy están los museos de todo el mundo.
Y es una pena perderse ese legado, impagable para los que amamos la moda, que cuenta las tendencias y complementos que hemos llevado, explica las que hoy llevamos y analiza las que llevaremos.