Cabello fino, grueso, rizado o liso, ninguno está libre de encresparse porque no depende de su tipología. Como recuerda Eduardo Sánchez: "El encrespamiento es consecuencia directa de la deshidratación y la falta de humedad. Un cabello deshidratado es un cabello poroso que cuando el ambiente es húmedo absorbe del ambiente esa humedad que le falta y se infla, se torna rebelde y tiene un aspecto apagado y mate. Por eso, acabar con el encrespamiento exige los mismos gestos sea el cabello fino o grueso. Es más, el cabello fino puede tender más al encrespamiento en muchas ocasiones porque por miedo a añadirle peso, muchas mujeres tienden a evitar acondicionadores, mascarillas o productos hidratantes sin aclarado y en consecuencia sus melenas están deshidratadas y por tanto más propensas al encrespamiento".

Noticias relacionadas

Los 10 consejos para evitar el encrespamiento son:

1. Empieza en la ducha

Aunque ahora en verano, lavar el pelo después de un día de playa o piscina es un paso obligado, también es un gesto que deshidrata la melena. Lavar el cabello con mucha frecuencia, elimina los aceites naturales del pelo que se encargan de mantenerlo hidratado, se reseca y por lo tanto, se encrespa más. Por eso es imprescindible optar por champús suaves y de uso frecuente, pero que al mismo tiempo sean hidratantes.

2. Acondicionador, imprescindible

Después del champú, siempre acondicionador. Además, es recomendable aprovechar su aplicación para desenredar el cabello y dejarlo actuar un par de minutos. El acondicionador aporta una hidratación vital que ayuda a suavizar la capa externa del cabello, que es la que se encrespa.

El uso de acondicionador es una de las claves para luchar contra el encrespamiento.

3. Aclarado, siempre con agua fría

Terminar de enjuagar el cabello con agua fría no solo proporciona mucho más brillo, el agua fría cierra la cutícula del cabello bloqueando la humedad futura

4. Cuidado con la toalla

Elige toallas 100% de algodón y de buen gramaje y seca siempre mediante toques, nunca frotando. Si lo haces, estás, directamente, encrespándolo. Además, la fricción levanta la cutícula y hará que el cabello sea susceptible de sufrir daños.

5. Mascarilla dos veces por semana

La hidratación es fundamental en verano si no quieres que el frizz se apodere de tu melena. Por eso si el resto del año las prisas te hacen saltarte este necesario paso, ahora es obligado. Por lo menos dos días a la semana, aplícala de medios a puntas con el cabello muy bien escurrido con la toalla para que absorba bien los activos y déjala actuar siguiendo las instrucciones de cada producto. También se puede aplicar sobre la melena seca, antes del lavado para que el cabello la absorba todavía mejor. Con el cabello hidratado de medias a puntas, soportará mejor la humedad exterior y proporcionan un tratamiento profundo que penetra y repara lentamente la fibra capilar.

6. Usa el cepillo con moderación

Lo más recomendable es cepillar el cabello antes del lavado, desenredarlo después con un peine de dientes anchos cuando se aplica el acondicionador para que, al salir de la ducha, la necesidad de peinarlo sea mínima y la posibilidad de aumentar el encrespado, también.

7. Protección, obligada

Si hay algo que deshidrata el cabello es la exposición solar, a la que hay que sumar la acción del cloro o del salitre. Por eso, el uso de un protector capilar es imprescindible para mantener el encrespamiento a raya.

otro de los trucos es evitar los secadores y las planchas en verano.

8. Evita secadores y planchas

Se usan indiscriminadamente para intentar acabar con el encrespamiento pero las herramientas de calor acaban con la hidratación del cabello y lo resecan enormemente. Aprovecha el verano para secar el cabello al aire y dejarlo descansar, y si se van a utilizar –siempre con moderación-, es obligatorio aplicar un protector térmico.

9. Evita productos con alcohol

El alcohol está presente en muchos productos capilares, especialmente en los de styling, y reseca enormemente el cabello y el cuero cabelludo aumentando el encrespamiento.

10. Sérums y aceites, tus grandes aliados

Debes convertirlos en un integrante habitual en tu bolso. Durante el día y entre lavados, sigue hidratando el cabello para crear una barrera protectora contra la humedad del aire.

[Más información: Luce una melena hidratada y prevé su caída a través de estos productos naturales]