Carolina Herrera ha presentado este lunes en la Semana de la Moda de Nueva York su colección para otoño e invierno 2020 definida por la "exuberancia disciplinada", en la que han destacado los vestidos coquetos de silueta fluida en colores saturados.

Noticias relacionadas

La veterana casa de moda fundada en 1981 por la diseñadora venezolana, quien cedió la batuta creativa al joven Wes Gordon (33 años) hace dos años, ha celebrado su show en el centro artístico The Shed, cuya arquitectura futurista sobresale en el nuevo barrio de lujo de la Gran Manzana, Hudson Yards.

Gordon ha apostado por la elegancia de los vestidos largos, varios de ellos acompañados por capas a juego, y por los conjuntos de pantalón y chaqueta de traje, aunque también ha presentado minivestidos y otras combinaciones de pantalón y "top" embellecido.

La firma ha utilizado recurrentemente el blanco y el negro, pero también ha habido una explosión de colores saturados extraídos de la naturaleza, como el verde bosque, el amarillo mimosa, el azul aciano, el naranja clementina o el rojo chillón combinado con rosa fucsia.

Entre los más llamativos se han visto varios vestidos de estampado floral con silueta voluminosa: en amarillo y negro, con tela semitransparente; y en azul y naranja, con tela rígida y volantes; así como un vestido de gala con cuerpo ajustado y hombros al aire, en negro, y amplia falda en blanco con flores dibujadas.

Carolina Herrera ha presentado diseños con los volúmenes como protagonistas.

En cuanto a los vestidos cortos, más informales, se han presentado generalmente con silueta globo y telas llamativas: troqueladas con flores, rígidas y satinadas, o con transparencias y volantes en tul, y en todos los casos se han combinado con zapato plano.

"Wes Gordon ha creado una cautivadora sensación de drama moderno a través de un gran gesto" para esta colección, que está confeccionada con tejidos exquisitos como el crepe y supone "una declaración de exuberancia disciplinada", según han explicado representantes de Carolina Herrera.

Las miradas han estado puestas también en el look de belleza de las modelos, puesto que la firma ha anunciado que lanzará en marzo su primera línea de maquillaje, y, en ese sentido, las mujeres han lucido un rostro muy natural con las cejas ligeramente marcadas y el cabello recogido en austeras coletas.

Herrera ha estado sentada en primera fila junto a su hija, Carolina Adriana (50), y muy cerca de la icónica editora de la revista Vogue, Anna Wintour (70), una habitual en sus desfiles, pero este año se han visto menos celebridades que en otras ediciones ya que la Fashion Week (NYFW) ya que ha coincidido con la fiesta de los Oscar.

En esta nueva colección se han cuidado mucho los tejidos.

Entre las mujeres que han acaparado los flashes de los fotógrafos, no obstante, han estado la cantante dominicana de reguetón Natti Natasha y las actrices estadounidenses Zosia Mamet ( de Girls) y Dove Cameron ( de Descendants).

La jornada de moda de este lunes ha sido la más intensa de la NYFW, en la que se han presentado firmas como Zimmerman, Libertine, Anna Sui o Proenza Schouler, y al final de todo está programada la más esperada de la noche, la casa de moda fundada por el dominicano Oscar de la Renta.

Esta Fashion Week ha estado marcada por notables ausencias de casas de moda grandes, que han preferido desfilar en otras ciudades o se han trasladado a Los Ángeles para aprovechar la capacidad de convocatoria de los Oscars, pero también hay otras que han decidido prescindir directamente de sus shows.

Es el caso de la femenina firma Kate Spade New York, que en lugar de presentar su colección con un desfile, que solía coincidir con el de Herrera y convocar también caras conocidas, ha lanzado este lunes por la mañana su look book en las redes sociales y ha mostrado esas piezas bajo cita previa.

[Más información: Carolina Herrera y Tom Ford, del sueño floral al punk sensual en Nueva York]