Las uñas también son un distintivo de nuestro estilo, no todas son iguales y existe una gran variedad de formas (ovaladas, coffin, redondas, cuadradas…) y tamaños diferentes. Sin embargo, son pocas las veces que reparamos en la forma de nuestras uñas, acostumbrando a darle más relevancia al color o a su cuidado. Sin embargo, ¿sabes cuál es la más indicada para ti o la más resistente? 

Noticias relacionadas

Si tus manos son pequeñas y finas, lo que más te favorece visualmente son las formas redondas, ovaladas o en forma de almendra: "Las manos se estilizan luciendo unas uñas alargadas y femeninas, en especial almendradas, que a diferencia de lo que piensa una mayoría de mujeres, son la forma de uña más versátil y cómoda", ha comentado Monique Aguilar, de la firma Orly.

La gente da más importancia al color o al cuidado de la uña que a la forma.

"Para conseguirla, se recomienda una lima con un grano que no sea agresivo y que no debilite las uñas, vigilando el largo entre 3 o 5 milímetros, suficientes para dar una bonita y elegante forma", ha añadido. 

De igual manera, para manos más grandes, con uñas ya sean anchas o estrechas, la forma más favorecedora es la semicuadrada, redonda o coffin.

Los dedos también ayudan a adivinar qué tipo de forma es el más adecuado: "Si para unos dedos gruesos o gorditos lo mejor son las uñas ovaladas, para unos dedos delgados lo más indicado son unas uñas cuadradas en forma recta, manera de estilizar aún más la mano", ha recalcado Monique.

La lima, un apoyo fundamental

El limado y la forma que damos a la uñas son la principal base para fortalecerlas y tenerlas siempre sanas, ayudando también a resaltar la belleza de nuestras manos. 

El limado es una parte fundamental para conseguir la forma ideal de la uña.

"Comienza por analizar tus manos, si son pequeñas o grandes, finas o gorditas, para pasar después a la propia forma de tus uñas: cuadrada, ovalada, triangular, estrecha… etc. Una vez analizadas, se recomienda dejarlas crecer rectas hasta casi un milímetro y medio aproximadamente en los lados para así fortalecerlas, y limarlas dándoles una forma semicuadrada u ovalada que siga el contorno de la punta del dedo. Recomendamos limar desde la esquina de los laterales hacia el medio", ha explicado Aguilar. 

Una recomendación para que el cambio no sea muy brusco es realizar la transformación poco a poco, probando a hacer un ligero cambio en el limado e ir dando la forma en que tus manos pueden lucir más estilizadas, elegantes y femeninas.

[Más información: Este es el truco infalible para prolongar el esmaltado de tus uñas]