Su familia es una de las más ricas de Italia. Tiene bajo su dominio una de las casas más prestigiosas de la Alta Costura. Enormemente ambicioso, Lorenzo Bertelli (31 años), el hijo mayor de la 'pareja de oro' formada por la diseñadora Miuccia Prada (70) y el empresario Patrizio Bertelli (73), fundadores y dueños de la reconocida marca Prada, compitió en los últimos años en WRC. Era el más adinerado de todo el parque cerrado y uno de los pilotos privados más constantes en la categoría máxima.

Noticias relacionadas

Ha pasado de los asfaltos y la velocidad a estrenarse en la prestigiosa lista BoF 500 (Business of Fashion), que engloba a las personalidades más poderosas de la industria de la moda. Hace dos años, Lorenzo Bertelli se incorporaba a la cúpula de la empresa y ponía fin a los rumores que circulaban sobre la posible venta de la compañía. El italiano adquiría la dirección de la comunicación digital.

Aunque Lorenzo Bertelli ya se había incorporado al negocio familiar en 2015, según Business of Fashion."No creo que me queden muchos años para divertirme porque pronto tendré que trabajar en la empresa familiar ", avanzaba el expiloto antes del nombramiento. 

Lleva unos años apartado de la primera línea de la competición pero todavía a menudo se enfunda el mono y el casco para participar en alguna carrera. Aunque todo a punta a que tarde o temprano deba abandonar por completo la velocidad para dedicarse de lleno a la empresa familiar. 

Antes de que arrancara su carrera en la automoción a los 20 años, al volante de un Fiat Abarth 500 del equipo Miele Racing, estudió Filosofía con Massimo Cacciari en la Universidad Vita-Salute San Raffaele. Muchos esperaban que él siguiera la pasión paterna de navegar pero no fue así. Aficionado a los coches desde niño, Lorenzo se inscribió en un curso de conducción, y decidió que partir de ahí empezaría a experimentar con la velocidad.

El piloto atendiendo a los medios. Redes

En sus inicios, el milanés fundó su propio equipo. Su carrera arrancó en su Italia natal en 2010 en el trofeo nacional 500 en el Rally Miglia. Aunque su puesta de largo fue en el WRC en España la temporada siguiente. Aparte de correr, Lorenzo, en su tiempo libre, suele practicar paracaidismo y snowboard.

Los padres del milanes controlan el 80 por ciento de la firma Prada, que cotiza en Hong Kong y también es propietaria de las marcas Miu Miu, Church’s y Car Shoe. Además, entre las tareas atribuidas al joven está la famosa pastelería milanesa Marchesi, comprada por la familia Bertelli en 2014.

Por el momento, Prada no ha manifestado públicamente si la firma quedará finalmente en sus manos, cuando Miuccia y Patrizio se retiren, pero apunta a que sí que llevará el control total de la firma. "Tomará las riendas del grupo si quiere", comentaron sus padres, que nunca han hablado de jubilación. Por el momento, su primogénito está "aprendiendo" y, tras el último reconocimiento, parece que el futuro heredero progresa adecuadamente. 

[Más información: Prada asegura que una mujer deportista y femenina es posible]