Mel Gibson (63 años) ha escogido el norte de España para disfrutar de sus vacaciones familiares. El protagonista de Braveheart ha visitado estos días nuestro país junto a sus hijos, su novia, la guionista Rosalind Ross (28) y Santiago, un amigo burgalés que lleva años viviendo en Los Ángeles. 

Noticias relacionadas

La familia de la estrella de Hollywood ha hecho un recorrido completo por el norte, empezando en Burgos y pasando por La Rioja, el País Vasco, Cantabria, Asturias hasta llegar a Galicia. 

Fue en el Principado donde tuvo lugar una de las anécdotas más llamativas de este viaje: el actor fue entrevistado por la televisión autonómica. En concreto, una serie de reporteros consiguieron hablar con el actor sobre qué impresiones tenía de la ciudad y cómo se lo estaban pasando. "Es un lugar muy bonito, me encanta. Solamente necesito echarle un vistazo, en privado", aseguró el estadounidense. 

El actor vestía un polo en color granate con los cuellos levantados, unas bermudas en color marrón oscuro y un chanclas cómodas para poder visitar la ciudad. 

En Asturias no desaprovechó la oportunidad de visitar el conocido restaurante Casa Morán, en Benia de Onís, que ha acogido a otros rostros célebres como Menchu Álvarez (91), la abuela de la reina Letizia (46), o Emilio Butrageño (56). En este restaurante pidieron los platos típicos: una fabada y cordero.

El domingo se desplazaron hasta Galicia, y, de nuevo, el actor quiso degustar los manjares por los que es tan famosa esta comunidad autónoma. Para la ocasión escogió el restaurante Cantábrico, en la localidad de A Fonsagrada. 

Según declaraciones de José Lombardía a El correo gallego, el dueño del local, el actor se mostró en todo momento "muy correcto" con los trabajadores del restaurante, dejándose incluso fotografiar al final de la comida. Como menú, optaron por una ensalada mixta, pulpo y chuletitas; aunque quedó muy sorprendo por el tipo de comida del local, sobre todo "el caldo o la carne" de ternera.

El destino de la pareja ese domingo era llegar hasta Santiago de Compostela, donde ocuparon cinco habitaciones en el Hostal dos Reis Católicos y posteriormente visitaron la Catedral.

El lunes, al igual que hicieron en las otras ciudades, Mel Gibson y su pareja estuvieron visitando la ciudad a pie, parando de vez en cuando a tomar algo en los bares de la capital gallega. 

[Más información: La complicada gran familia de Mel Gibson]