Previsto estaba y se cumplió. El pasado viernes 6 de julio aterrizaban en Madrid Barack Obama (56 años) junto a su esposa Michelle (54) y sus dos hijas Malia (20) y Sasha (17). Sin tiempo que perder, el expresidente de Estados Unidos se desplazó hasta el Hotel Madrid Marriot Auditorium para llevar a cabo su primer encuentro con el presidente Pedro Sánchez (46) en el contexto de la Cumbre de Innovación Tecnológica y Economía Circular 2018.

Noticias relacionadas

Pedro Sánchez y Barack Obama. Gtres

Por su parte, las tres mujeres de su vida se dispusieron a realizar una ronda más lúdica y turística. Según ha recogido la versión online de la revista ¡HOLA!, Michelle, Malia y Sasha han tenido unos guías de excepción en Madrid. A su llegada a la capital y posterior almuerzo las aguardaban James Costos (55), exembajador de Estados Unidos en España, y su marido, el interiorista Michael Smith (60). Los cinco tenían mesa en el exclusivo restaurante italiano Numa Pompilio, muy de moda en la ciudad, solo para los bolsillos más pudientes. 

A continuación, y tras el encuentro en el citado local de la valle Velázquez, madre e hijas acudieron para tomar café a un ya conocido espacio para Michelle Obama: el Murillo Café Bistro. No es la primera vez que la que fuera primera dama de América pisa el mágico enclave de las restauradoras venezolanas Eliza Arcaya y Johanna Müller.

Tras concluir la ruta gastronómica, Michelle y sus dos hijas visitaron el Museo Thyssen-Bornemisza, que además de su colección permanente, en este momento ofrece una exposición temporal de Claude Monet y su maestro Eugène Boudin.

Michelle, Sasha y Malia Obama en una imagen de 2014. Gtres

El día no había acabado, ni mucho menos, para la que fuera primera familia de Norteamérica entre 2008 y 2016. Al caer la noche, Costos y Smith, íntimos de los Obama, ofrecieron una recepción en su impresionante casa del barrio de Salamanca a la que también invitaron a relevantes figuras del business, la sociedad y el cine como Pedro Almodóvar (68), Penélope Cruz (44), Alicia Koplowitz (63) o Carlos Fitz-James Steward y Martínez de Irujo, el duque de Alba (69). 

Para cenar, los Obama se trasladaron hasta el restaurante Filandón, ubicado en El Pardo. Con total seguridad, esta ruta ha sido propuesta por Michelle Obama, quien en 2016 también tomó café en el Murillo Bistro y probó las clásicas ostras de Filandón. Como guinda del pastel a una espectacular noche estival en Madrid, los anfitriones de los Obama, Costos y Smith, quisieron sorprenderlos con la actuación privada del cantante flamenco Pitingo (37).

Y no es una elección aleatoria sino que el artista de soul latino ya actuó para el matrimonio Costos Smith cuando terminó la administración de Obama y James dejó su cargo como embajador de Estados Unidos en España. Los Obama quedaron encantados con la actuación de Pitingo que entonó sus temas clásicos y algunas versiones. 

Se espera que en todos días los Obama sigan su ruta de cultura, arte, gastronomía y flamenco. Quién sabe si Michelle, Sasha y Malia se vuelven a escaparse de compras a la Gran Vía como ya hicieran hace un par de años provocando el absoluto bloqueo de la artería de la capital o si de repente vemos a las dos pequeñas de los Obama disfrutando de las Fiestas del Orgullo Gay. 

[Más información: Los Obama vuelven a elegir España como destino turísitico para este verano]