Más de 500 fotografías y 30 víctimas. Son las cifras que resumen el delito informático perpetrado por un joven de 29 años llamado Edward Makerzyk contra varias celebrities en 2014, un caso conocido como el Celebgate. Ahora, casi tres años después, una sentencia ha dictaminado que tendrá que pasar los próximos nueve meses entre rejas y deberá pagar 5.700 dólares a fin de restablecer los gastos de terapia que tuvo que desembolsar una de ellas a raíz del escándalo.

Noticias relacionadas

Así lo aseguran varios medios estadounidenses, que desvelan que el condenado se hizo pasar por un agente proveedor de servicios de Internet para, de forma virtual, pedirles sus datos personales y contraseñas, lo que se conoce como phising (adquirir información de forma fraudulenta a través de falsos correos).

Jennifer Lawrence fue una de las principales perjudicadas por el llamado Celebgate. .

La información y las fotografías se filtraron entonces haciéndose públicas. Entre las famosas que fueron blanco de la difusión de imágenes -en las que algunas aparecían desnudas- se encuentran, entre otras, la propia Jennifer Lawrence (26 años), Kristen Dunst (34) y Kate Upton (24).

.

El autor del hackeo  confesó los hechos y se declaró culpable por robar información privada, alegando que sufría depresión y que trataba de llenar un vacío en su vida. Además, se mostró arrepentido por el daño causado a las actrices de Hollywood. Asegura además, a través de su abogado, que en la actualidad sufre ataques de ansiedad y pánico.

En octubre del pasado año, otro hombre, Ryan Collins (36), fue condenado a año y medio de prisión por el robo de las fotografías, pero aunque confesó los hechos no llegó a demostrarse que fuera el responsable de la filtración y distribución.

De hecho, en aquel momento la investigación siguió en marcha, pues se contemplaba la posibilidad de fueran varias las personas que hubieran intercedido para intentar vender las fotografías. Ahora, Edward Makerzyk se suma a la lista de condenados por este delito informático.