La segunda hija del presidente electo de Estados Unidos se convierte en objetivo de una subasta por una buena causa. Ivanka Trump (35 años) es la última celebrity que se ha unido a CharityBuzz, un portal web que saca partido de los rostros más afamados para recaudar dinero para proyectos solidarios. 

Noticias relacionadas

Quien quiera tener una cita con el 'ojito derecho' de Donald Trump (70) tendrá que pagar un mínimo de 50.000 dólares, cifra equivalente a 47.000 euros, pero que a día de hoy ha subido a los 62.000 gracias a la ambición de los pujadores.

La atracción que despiertan los poderosos les convierte en auténtico objeto de deseo y es esa erótica del poder la que hace que la gente entre en la puja y la cifra no deje de subir.

Lo cierto es que aunque no sale barato para el bolsillo, el encuentro promete entre 30 y 45 minutos con la empresaria y la posibilidad de sacarte una foto con ella, pero lo que no hará es dar ningún autógrafo por miedo a que puedan falsificar su firma para posibles delitos futuros.

La puja por Ivanka Trump va en ascenso.

En esta línea, y para evitar peligros innecesarios que puedan poner en riesgo la vida de la próxima inquilina de la Casa Blanca, el ganador de la puja será investigado por las autoridades competentes. Se revisarán su expediente criminal, ya que solo podrá acompañar a Ivanka una persona sin antecedentes penales y sin nada 'turbio' que haga sospechar al Servicio Secreto de Estados Unidos que será quien inspeccione la vida del vencedor y quien estará presente el día de la reunión junto a la protagonista.

La puja comenzó este martes y se cerrará el próximo martes 20 de diciembre. Por ahora han participado 26 personas que aspiran a encontrarse con la hija del magnate algún día del calendario de 2017. Y es que por ahora no se ha establecido fecha exacta para el café, simplemente se sabe que ocurrirá entre el 1 de enero de 2017 y el 1 de enero de 2018, debido a que aún Ivanka no puede hacer planes exactos a falta de conocer la agenda que llevará una vez haga la mudanza al actual hogar de los Obama.

Ivanka se hace un selfie tomando un café. Instagram

Tampoco se ha previsto dónde tendrá lugar el encuentro aunque lo más seguro es que la empresaria 'juegue en casa' y lo haga o en la Torre Trump o en Trump International Hotel que el multimillonario construyó en Washington, en la misma avenida de la Casa Blanca. Además, la puja más alta podrá acudir con un invitado, ya que la subasta es válida para dos personas.

Ivanka no se presta a tal compromiso por un capricho, si no que actúa de forma altruista para la causa benéfica de su hermano Eric (32). Lo que se recaude en la puja irá directo a las arcas de la fundación que preside el pequeño de los Trump Zelnícková que colabora con el hospital infantil St Jude's Children Research.

Ivanka es una mujer que se ha hecho a sí misma y siempre que puede lo reivindica. "Vi cómo mi padre trabajó duro para ser quien es y así me eduqué yo, la casa que tengo la he pagado con el dinero ganado por mí misma", explicaba en una entrevista en la que la comparaban con Paris Hilton (35). Además, el apoyo a su hermano en la causa solidaria tampoco es algo inusual en ella. La empresaria es una habitual en los eventos benéficos y es de las que pone su granito de arena con los proyectos que lleva a cabo. Hace dos años, por ejemplo, sacó una línea de ropa de bebé que se unía a su colección de joyas y bolsos, en colaboración con Born Free Africa una campaña para promover la erradicación del VIH. La hija de Trump es la muestra de que el hecho tenerlo todo en la vida no está reñido con tender una mano a los que menos tienen.