Meghan Markle (40 años) ha generado un nuevo revuelo en el Palacio de Buckingham. La mujer del príncipe Harry (37) ha sido acusada de usar su título real -duquesa de Sussex- para interferir en asuntos políticos de Estados Unidos. 

Noticias relacionadas

Tal y como ha contado la republicana Shelley Moore Capito (67), senadora por Virginia Occidental, al diario Politico, recientemente recibió una llamada de un número oculto que resultó ser Meghan Markle. "¿Senadora Capito? Aquí Meghan, la duquesa de Sussex", ha contado la política, haciendo referencia a la forma en la que se presentó la actriz. Susan Collins (59), senadora republicana por el Estado de Maine, vivió la misma experiencia: "Me sorprendió mucho que me llamara a mi número personal y se presentara como la duquesa de Sussex".

La finalidad de la intérprete era tratar un asunto social que, de momento, no ha sido reconocido en Estados Unidos: la baja remunerada por maternidad. Por esta misma cuestión, semanas antes dirigió una carta abierta a los representantes del Congreso con el fin de aprobar esta medida. Entonces decía hablar como una madre más, pero después utilizaba su título real para hacer peticiones políticas. Por ello, precisamente, ha generado molestias en Buckingham. 

Meghan Markle y el príncipe Harry en su última visita a Nueva York. Gtres

Según la información que maneja el periódico The Mirror, los cortesanos calificaron de "escandalosas" las recientes intervenciones de Meghan. Según han explicado, la mujer del príncipe Harry ha usado su título real "fuera de contexto" para "participar en la política".

Además, de acuerdo con el testimonio de un asistente de Palacio, recogido por The Telegraph, la protagonista de Suits debería "mantenerse alejada" de estas conversaciones. "Como miembro de la familia real, si usas el título significa que te mantienes alejado de ese tipo de cosas. De lo contrario, está usando el título fuera de contexto y la gente cuestionara su motivo. La Familia Real no tiene voz en la política estadounidense", ha comentado la fuente. En este mismo sentido, otro cortesano ha calificado de "indginante" la actuación de Meghan, quien también cuenta con un grupo de defensores.

Mientras es señalada por el entorno de la reina Isabel, su círculo cercano apoya su postura. Comentan que, en todo momento, la intención de la duquesa de Sussex ha sido "actuar a título personal", como ciudadana comprometida. 

Meghan y Harry en su visita al Memorial de Manhattan. Gtres

La carta de Meghan

La estadounidense se basó en su propia experiencia para pedir a Chuck Schumer (70), líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, y a Nancy Pelosi (81), presidenta de la Cámara de Representantes, la baja remunerada de maternidad. 

"Como pocos padres, no nos enfrentamos a la dura realidad de pasar esos primeros meses críticos con nuestro bebé o de volver al trabajo. Sabíamos que podíamos llevarla a casa y, en esa etapa vital (y sagrada), dedicarlo todo a nuestros hijos y a nuestra familia. Sabíamos que al hacerlo no tendríamos que tomar decisiones imposibles sobre el cuidado de los niños, el trabajo y la atención médica que tantas personas tienen que tomar todos los días. Ninguna familia debería enfrentarse a estas decisiones. Ninguna familia debería tener que elegir entre ganarse la vida y tener la libertad de cuidar de su hijo", es parte de lo que ha escrito Meghan Markle tras contar cómo fueron sus vivencias en su infancia y juventud. 

"Muchos otros países tienen programas sólidos que brindan meses de tiempo para que ambos padres (biológicos o adoptivos) estén en casa con sus hijos. Estados Unidos, en marcado contraste, no garantiza federalmente a ninguna persona un solo día de licencia pagada. Si vamos a seguir siendo excepcionales, no podemos ser la excepción", ha pedido la actriz. 

[Más información: Meghan Markle debuta en YouTube con un contenido especial mientras Twitter investiga su última polémica]