Este sábado 31 de julio los reyes de España, Felipe VI (53 años) y Letizia (48), y sus hijas, la princesa Leonor (15) y la infanta Sofía (14), llegarán a Mallorca para iniciar sus vacaciones de verano. Su desembarco en la isla se producirá justo cinco días después del fallecimiento de la abuela de la Reina, Menchu Álvarez del Valle. Pese a esta triste pérdida, los monarcas han mantenido su agenda como estaba prevista. Este viernes, Casa Real ha hecho públicos cuáles serán los compromisos de la familia en su primera semana en Palma

Noticias relacionadas

Se confirma que Letizia asistirá el próximo domingo 1 de agosto a la gala de clausura de la edición número once del Atlàntida Mallorca Film Fest 2021, como se avanzó días antes. Unos premios de los que la Reina es suscriptora desde hace más de diez años. Esta será la segunda vez que acude, tras estar presente en el año 2019. Un acto en el que la reina coincidirá con dos grandes del cine británico: Judi Dench y Stephen Frears

Los Reyes y sus hijas, Leonor y Sofía, visitando un museo en Deyá, en 2020. Gtres

Un día más tarde, el lunes 2 de agosto, Letizia vuelve a quedar liberada: es su marido, Felipe VI, quien tomará las riendas y presidirá cuatro audiencias en un mismo día en el palacio real de La Almudaina. Así y todo, recibirá a la presidenta de las Illes Balears, Francina Armengol i Socias (49); al presidente del Parlamento, Vicenç Thomàs; al alcalde de Palma, José Francisco Hila; y, por último, a la presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera i Crespí.

El martes día 3, Felipe VI despachará en el palacio de Marivent con Pedro Sánchez (49), el presidente del Gobierno. Será, finalmente, el miércoles día 4 cuando se vea por primera vez a la familia al completo. Los Reyes y sus hijas visitarán el Centro de Interpretación del Paraje Natural de la Sierra de Tramontana y el Santuario de Lluc. Del miércoles 4 al sábado 7, los miembros reales descansarán de todo compromiso. Ese día 7, en solitario, el Rey será el encargado de entregar los premios a los campeones La 39ª edición de la Copa del Rey MAPFRE, organizada por el Real Club Náutico de Palma. La competición se celebrará en la bahía de Palma del 31 de julio al 7 de agosto.

Los Reyes, Felipe y Letizia, durante un viaje a Mallorca en junio de 2020. Gtres

Eso sí, de momento se desconoce si la familia realizará el mítico posado en Marivent, el cual fue cancelado en 2020. Era la primera vez desde que son miembros titulares de la institución monárquica que no posaban oficialmente en los jardines del palacio. Ese verano tan complicado -no solo por la pandemia de coronavirus, sino también por la salida de España de Juan Carlos I (83)- los monarcas optaron por un perfil bajo. La última vez que charlaron distendidamente con los medios de comunicación fue en 2019.  

Letizia, su verano más doloroso

La Reina, no cabe duda, está viviendo sus días más tristes, y se enfrenta a sus vacaciones más complicadas. Este pasado martes 27 de julio de 2021 perdió a su abuela paterna, Menchu Álvarez del Valle, a quien estaba muy unida. Aunque no asistió a su despedida ni fueron públicos sus últimos encuentros, la consorte compartía muchos momentos en privado con la veterana locutora que falleció a los 93 años, pocos días antes de que la esposa de Felipe comenzara sus vacaciones de verano en Mallorca.

Los Reyes y sus hijas durante su último posado en Marivent en 2019. Gtres

Será un verano difícil, pero no ha sido el único. El primero fue en junio de 2008, cuando murió su abuela materna, Enriqueta Rodríguez, a los 89 años. La madre de Paloma Rocasolano (69) falleció el 23 de junio de aquel año -16 meses después que su nieta Érika Ortiz-, en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, donde permanecía en cuidados intensivos. Casualmente, Letizia también afrontó la pérdida de su abuelo materno en verano, antes de emprender su tradicional viaje a las Islas Baleares. El patriarca de los Rocasolano perdió la vida el 28 de julio de 2015 en el Hospital Clínico de Salamanca, a los 98 años.

Menchu Álvarez del Valle fallecía este pasado martes 27 de julio a los 93 años de edad en su casa de Sardéu, en Ribadesella, Asturias. Un duro golpe para la Reina y los Ortiz Rocasolano. Y es que, la relación de Letizia con su abuela paterna siempre fue muy especial, y en los últimos años sus visitas a Asturias, aunque privadas, habían sido frecuentes. La longeva periodista, muy querida en Asturias, fue enterrada en la más estricta intimidad, como era su expreso deseo.

[Más información: Letizia, ante su tercer verano más doloroso: las tres duras pérdidas que ha sufrido previo a sus vacaciones]