Parece que esta semana volvemos a la rutina y la agenda de Letizia (48 años) vuelve a tener el mismo movimiento que antes de las Navidades. Dos o tres actos por semana, todos con aires de mujer trabajadora y poca corriente de reina con glamour. Y en esta línea se ha vestido este martes por la mañana la esposa de Felipe VI (52) para su reunión del Consejo Estratégico del Proyecto 'Mujer e Ingeniería'.

Noticias relacionadas

Lo que no ha cambiado es la actitud de no llamar la atención y mostrar una imagen de austeridad sin estrenar nada nuevo en su vestuario. Desde el pasado mes de septiembre, Letizia solo ha llevado como novedad una blusa blanca de Maksu que eligió para la mañana de la Pascua Militar. Así que la Reina ha sacado de su armario un traje de chaqueta que ya habíamos visto con anterioridad y que si no recuerdo mal, le habíamos pedido que olvidara.

La reina con un 'look' masculino. Gtres

Sin duda, se trata de un look estilo masculino cuyo total protagonismo se lo lleva un sastre estampado en príncipe de Gales firmado por Hugo Boss compuesto por una chaqueta y un pantalón de pata de elefante. Este tipo de traje nos recuerda al estilo Al Capone, ese que en los años 20 llevaban todos los mafiosos de Chicago con las blazers de doble botonadura.

No nos gustó cuando lo estrenó la primera vez, hace justo un año para una reunión sobre violencia de género, y no nos convence ahora pero no porque no sea apropiado o sea feo, sino porque a Letizia no le favorece nada. Empezando por el hecho de que le queda grande y los pantalones, que se pueden comprar por separado en la web de la firma alemana, le quedan largos. ¿De verdad que la esposa de Felipe VI no tiene una modista en Zarzuela que le recoja los bajos de las prendas? Esa es nuestra eterna pregunta.

La reina Letizia con traje sastre de Hugo Boss.

Además, al combinarlo con un jersey en color crudo por debajo de la chaqueta, con el cuello desnudo, sin una cadenita (no le vamos a pedir un collar, que ella de eso no lleva) queda todo tan desangelado y triste...

Para reforzar la imagen de capo de la mafia italiana, la Reina llevaba sobre los hombros su abrigo beige tipo batín firmado por Varela (Pobre Felipe, cómo nos hemos olvidado de él...). Como complementos ha calzado unos botines de punta redonda, que el larguísimo pantalón no dejaba ver, y minimalismo en el tema joyas, por no decir aburrimiento.

[Más información: Letizia elige las botas más rompedoras de su vestidor para su regreso al trabajo en solitario]