No todas las semanas podían ser fiesta y esta la Reina ha tenido que comenzarla en lunes. ¿La razón? Acompañar a su marido, el Rey, en la inauguración del nuevo Hospital Universitario de Toledo, una cita que en los tiempos que corren es más que importante.

Noticias relacionadas

Letizia (48 años) ha sacado otra reliquia del baúl de los recuerdos. Un traje gris y de aspecto pesado, por la tela en la que está confeccionado, que creo para ella su ex modisto favorito, Felipe Varela. Es probable que cuando esta mañana la esposa de Felipe VI (52) se haya asomado a la ventana para elegir su look, la niebla que cubría Madrid le haya inspirado pero como pasa siempre la niebla levanta y ha salido un precioso sol de otoño, así que nos tememos que pasará calor esta mañana en la ciudad manchega.

Letizia con un diseño reciclado de Felipe Varela. Gtres

Se trata de un traje que estrenó en 2017 para celebrar el Día de la Fiesta Nacional. Un dos piezas realizado en cheviot azul y bordado a mano con hilo metalizado, que está compuesto por una falda de corte midi y una chaqueta súper entallada (no iba a ser de otra manera) con un cinturón bien apretado. Es un diseño bonito, aunque algo serio y aburrido que cuando lo estrenó muchos criticaron porque aseguraban que parecían una institutriz de palacio en vez de la Reina. Digamos que es correcto, correctísimo.

A ella le debe gustar muchísimo ya que esta vez en Toledo es la sexta que se lo pone. Y siempre que lo ha lucido han sido momentos importantes, por ejemplo la lectura que hizo Leonor, la Princesa de Asturias, de la Constitución, que supusieron sus primeras palabras en público en octubre de 2019.

Los Reyes junto a Salvador Illa en Toledo. Gtres

Letizia lo ha combinado con una cartera de mano en color azul, a juego con los bordados del traje, firmada por Carolina Herrera, se trata del modelo Baret de su línea CH, la más asequible de la firma neoyorquina. En los pies, unos salones de ante azul de Magrit que llevan varias temporadas en su zapatero.

¿Y las joyas? ¿De verdad queréis saber qué ha llevado? Es que es repetir una y otra vez lo mismo: los pendientes de oro amarillo en forma de aro que imitan troncos de bambú y el anillo de Karem Hallam. Es posible que esta manía que le ha dado de llevar siempre estas mismas piezas se deba a la idea de repetir estilismo para dar imagen de austeridad y poco gasto con lo que estamos viviendo, pero teniendo en cuenta las cientos de joyas que debe tener ya en Zarzuela ¿no puede variar, sin estrenar, como hace con la ropa?

[Más información: El 'look' bicolor de Letizia en palacio: falda de piel de cordero y blusa con secreto]