La reina Letizia (47 años) ha visitado este lunes una de las sedes de Cruz Roja en Madrid, donde se ha interesado por la labor que desarrollan en esta entidad y por el trabajo que llevan a cabo los voluntarios para paliar las duras consecuencias del coronavirus, sobre todo en los sectores más vulnerables de la sociedad.

Noticias relacionadas

Una visita en la que Letizia no solo ha querido conocer de primera mano el trabajo de la organización benéfica, sino que también se ha puesto al teléfono para hablar con una de las mujeres que recibe servicios de apoyo por parte de la Cruz Roja y que, sorprendida, ha descubierto que al otro lado de la línea se encontraba la Reina de España. 

"Me alegro, Ángeles. No te molesto más. Quería saludarte porque estoy haciendo una visita a esta sede local de la Cruz Roja. Muchísimas gracias por atenderme", se ha despedido la Reina para devolverle el teléfono a la voluntaria Raquel Aparicio.

Es la primera ocasión que Letizia sale en solitario del Palacio de la Zarzuela desde que se decretó el estado de alarma, después de que visitara con el rey las instalaciones del servicio de emergencia 112 y la sede de la empresa Red Eléctrica Española.

Protegida en todo momento con mascarilla y guantes, la Reina ha vestido este lunes el chaleco de voluntaria como presidenta de honor, debajo del cual se podía adivinar un jersey de color blanco con una franja negra en los laterales y en el bajo del mismo, que ha combinado con un pantalón sastre y mocasines de color negro. 

La reina Letizia, durante su visita este lunes a una de las sedes madrileñas de la Cruz Roja. Casa Real.

La monarca ha estado durante unas dos horas en el local que la Cruz Roja tiene en la avenida Cardenal Herrera Oria de Madrid, una de las 1.400 sedes repartidas en todo el país. Durante esta visita, Letizia ha estado acompañada por la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias (54); el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida (45); y el presidente de Cruz Roja Española, Javier Senent (72), entre otras autoridades.

La visita de este lunes ha comenzado con una reunión en la que le han explicado las principales medidas del programa Cruz Roja Responde, puesto en marcha desde hace casi dos meses ante la emergencia del Covid-19, que ha movilizado a más de 40.000 voluntarios y que ha llegado a 1,5 millones de personas. Un plan que incluye varias áreas de actuación, como salud, educación, empleo y asistencia a mayores; ámbitos que se han visto muy afectados por esta crisis y sobre los que Letizia está muy concienciada. 

Tras protagonizar la curiosa llamada con una de las mujeres que recibe ayuda de este programa de la Cruz Roja, también ha participado en una videollamada con uno de los 8.748 niños que participan en un programa de apoyo escolar a familias con pocos recursos.

Letizia durante una videollamada en su visita a una de las sedes de la Cruz Roja en Madrid. Casa Real

La monarca se ha querido interesar por la situación del joven que se ha mostrado sorprendido al descubrir que estaba hablando con la mismísima Reina. Letizia se ha mostrado cercana con el niño, y no ha dudado en despedirse con un cariñoso mensaje de ánimo: "Te voy a dejar estudiar, Antonio. Sigue esforzándote, que lo estás haciendo muy bien", le ha animado para que pueda pasar al siguiente curso en septiembre "si se puede", en alusión a cómo pueda evolucionar la pandemia.

Letizia ha estado también en el almacén para conocer cómo se preparan los lotes de comida y productos de higienes, dejando así otra imagen anecdótica de la jornada. En las instantáneas que ha compartido Casa Real se puede ver a la Reina entre las estanterías repletas de cajas, leyendo fichas donde se detalla qué contiene cada una de ellas y a quién va destinada; así como observando el maletero de uno de los coches de los voluntarios que reparten esos kits a los hogares de las personas más necesitadas.

La reina Letizia ha visitado el almacén donde se guardan las cajas con alimentos y productos de higiene para las personas más necesitadas.

Tras interesarse por esta labor, los responsables de Cruz Roja han contado a la Reina que la intención es que el programa de ayuda ante la pandemia se prolongue durante nueve meses, debido al impacto económico que va a tener la crisis, con la idea de atender a más de 2,4 millones de personas.

En su visita por las instalaciones, Letizia se ha mostrado cercana con los empleados y voluntarios de los distintos departamentos de la sede, y no ha dudado en charlar con ellos para saber más de su trabajo. 

Letizia charlando con uno de los empleados que se encontraban en una de las sedes madrileñas de la Cruz Roja. Casa Real.

Lo cierto es que la Reina y el resto de miembros de la Corona están muy involucrados con la labor que desarrolla la Cruz Roja en España. Además de seguir y apoyar las distintas iniciativas que llevan a cabo, cada año la monarca participa en el Día de la Banderita con el objetivo de recaudar fondos para la fundación. Una jornada en la que está en contacto con los ciudadanos que realizan donativos y que, a cambio, reciben una pegatina con el logo de la organización. 

Ayuda ante la crisis

Durante esta cuarentena, el rey Felipe (52) y la reina Letizia han mostrado su lado más solidario y han querido ayudar en la gestión de la crisis provocada por el coronavirus.

Así, Letizia ha abandonado en dos ocasiones el palacio de la Zarzuela para conocer de primera mano la gestión de esta crisis. Su primera salida desde que se decretara el estado de alarma tuvo lugar el pasado 27 de abril, cuando los Reyes visitaron la sede de Emergencias 112 de la Comunidad de Madrid. En este acto, los monarcas conocieron cómo era el trabajo que estaba realizando este centro durante la crisis provocada por el coronavirus y la reina Letizia quiso destacar la labor que estaban llevando a cabo con los sectores más vulnerables, como los discapacitados y las personas dependientes.

Los Reyes durante su visita a la sede de Emergencias 112 de Madrid. Efe

"La sociedad ha sabido valorar y reconocer lo que significa el trabajo de las personas que se ocupan de las emergencias, de la seguridad, encabezados por los sanitarios que han estado y están en el frente de batalla", aseguró la Reina que iba vestida con un sobrio traje de chaqueta y pantalón en color negro, con una blusa blanca y protegida con mascarilla y guantes. 

Más tarde, los Reyes presidieron la reunión diaria que celebra el operativo del 112 en la Comunidad de Madrid, en la que se quiso recordar a todos aquellos que no han conseguido superar la batalla contra el coronavirus. 

El jueves pasado Letizia realizó su segunda visita al Centro de Control del Sistema Eléctrico de Red Eléctrica. Junto al rey Felipe, los monarcas fueron informados de cómo se ha vivido en el ámbito energético el confinamiento y pusieron de relieve la gran importancia de este trabajo que ha logrado que no se produzca fallo alguno durante estas largas semanas de cuarentena.

Letizia durante su visita al Centro de Control del Sistema Eléctrico de Red Eléctrica.

Para la visita, la Reina lució una chaqueta de tweed y unos pantalones azul marinos de corte rectos de Hugo Boss, que conjuntó con unos tacones de color navy de Magrit.

Más allá de estos actos fuera de Zarzuela, la reina Letizia también se ha mantenido en contacto a través de videoconferencias desde su despacho con varias asociaciones que luchan en primera línea de batalla contra el coronavirus; así como con organizaciones que se vuelcan en paliar las consecuencias que está teniendo esta crisis social y sanitaria entra los eslabones más vulnerables de la sociedad. 

La forma en que los Reyes han actuado durante esta cuarentena ha sido duramente criticada. Mientras otros royals europeos pronunciaban varios discursos para dar ánimos a sus ciudadanos y acudían en varias ocasiones hasta los lugares donde se lucha cara a cara contra el coronavirus, Letizia y Felipe redujeron al máximo su Agenda Oficial y solo abandonaron el Palacio de la Zarzuela en contadas ocasiones. 

Sin embargo, este 'parón institucional' parece haber cambiado en las últimas semanas y poco a poco han aumentado las salidas de los monarcas. En el caso de Letizia, y desde el pasado 27 de abril, ha pasado de no abandonar el palacio durante casi dos meses a realizar una visita institucional cada semana. Un cambio de actitud con el que se asemeja más a las actuaciones de otras royals europeas, como Máxima de Holanda, que desde el comienzo de la pandemia ha participado en varios actos como la visita a la sede de Loenen de la Cruz Roja, a la empresa de transporte Pieter Smit en Nieuw-Vennep o a un catering de Ámsterdam.

[Más información: Así ha sido la segunda salida de la reina Letizia durante la pandemia]