"Emir, filántropo y hombre de negocios", reza en la biografía de Instagram de Tamim Bin Hamad Al-Thani (38 años), el miembro más influyente de la familia Al-Thani, padre de ocho hijos y esposo de tres mujeres. Este poder, que rebosa todos los límites, se ha visto materializado en el regalo que el jeque árabe ha hecho a su íntimo amigo Recep Tayyip Erdoğan (64), presidente de Turquía. 

Noticias relacionadas

Se trata nada más y nada menos que de un Boeing 747-8 VIP que, según señalan determinados portales, es el jet privado más grande y caro del mundo. El aeroplano, con 76 metros de largo, tiene capacidad para albergar la presencia de 70 pasajeros y 18 tripulantes. El interior del avión incluye varios salones, habitaciones privadas con baño, una sala de juntas y hospital propio. 

La historia del avión más grande del mundo

A priori, el gigante fue entregado a Qatar hace aproximadamente tres años. Hasta esta cesión, formó parte de la colección de aviones más exclusiva del emirato cuyo único objetivo era transportar a los miembros de la familia real y a altos cargos del Estado. Con la intención de deshacerse de él, Tamim lo sacó a subasta 'pública' hace algo más de un mes.

Al observar que había interés por parte de la presidencia turca, paralizaron la venta. "El emir me dijo: 'No aceptaré el dinero de Turquía. Os lo doy como regalo'", ha declarado el presidente Erdogan para restar importancia al escándalo que ha levantado en su país. Como era de esperar, el controvertido avión de los 400 millones no ha caído bien en el pueblo turco cuya económica vive momentos convulsos. Máxime, tras la declaración de Erdogan señalando que la crisis de la divisa turca era "intento de asesinato económico".

El avión ya se encuentra en tierras turcas. En concreto, se halla en el aeropuerto Sabiha Gokcen de Estambul. "Si Dios quiere haremos un viaje a bordo cuando los trabajos hayan concluido", ha prometido el presidente turco a algunos medios de comunicación señalando además que aunque será utilizado para los viajes de la presidencia, en realidad es propiedad del Estado. Inshallah.

[Más información: El rey Mohamed VI luce un reloj de 1.075 diamantes que escandaliza a Marruecos]