Nuevo acto público y nuevo mensaje de moda de la reina Letizia (45 años). Este viernes, los Reyes se han trasladado hasta el hotel Camiral de Caldes de Malavella para el ya tradicional encuentro con los 'Rescatadores de talento', uno de los programas principales de la Fundación Princesa de Girona, enfocado a la mejora de la empleabilidad de los jóvenes.

Noticias relacionadas

Los Reyes en un acto en Girona. Gtres

En compañía del astronauta Pedro Duque (55), ahora ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, la reina Letizia ha vuelto a lanzar un cifrado recado no verbal a través de su atuendo. Sin dar puntada sin hilo, para esta matinal ocasión, Letizia ha recurrido a su vaporosa blusa blanca con estampado de estrellas negras de Massimo Dutti, estrenada hace casi ocho años en un acto de la Fundación Miguel Delibes en Valladolid.

Además, lleva su cartera de mano negra con tachuelas plateadas de Uterqüe, pantalones de estreno high waist por el que ha decidido introducido la blusa. Antaño solía lucirla por fuera. Como zapatos, sus salones de piel negra con su nueva obsesión, el vinilo, de Magrit

La reina Letizia en un acto en Girona. Gtres

Como joyas y broche de oro (blanco y diamantes), la Reina ha lucido sus clásicos pendientes Comète de Chanel con forma de estrella. La confirmación de que estos eran sus favoritos (hasta la llegada de las dobles dagas de Gold & Roses) llegó el día de la proclamación de Felipe VI (50). Tal y como consta en la web de Chanel, el precio asciende a los 7.950 euros y fue un regalo de la maison francesa a la entonces princesa de Asturias tras el nacimiento de su primera hija, la infanta Leonor (12).

Con este último gesto y sin emitir ni una palabra, se confirma lo que hace mucho se sabía, y es que Letizia no deja de enviar mensajes de la única forma en que una Reina se permite hacerlo: a través de sus 'looks'. Ejemplo reciente de ello es el rojo España de su vestido del pasado jueves en su reaparición catalana en los Premios Princesa de Girona tras el conflicto independentista; o el uso de la tiara de Cartier, la favorita de su suegra, la emérita reina Sofía (79), apenas días después de su rifirrafe público en Palma de Mallorca. 

El próximo domingo 1 de julio, el rey Felipe viajará hasta Moscú para apoyar a la Selección Española de Fútbol en el partido de octavos de final que la enfrentará en el Mundial a la selección anfitriona, la Rusia de Cherchesov (54).

[Más información: Letizia, por primera vez con coleta alta, a lo Ariana Grande: su sorprendente look]