Ha sido uno de los grandes fichajes recientes de Antena 3 y ese anuncio se produjo precisamente en El Hormiguero. Por eso, había razones de sobra para que Eva González (38 años) visitara el talk show justo ahora que el programa que presenta, La Voz, entra en una de sus fases más emocionantes, la de los directos.

Ataviada con un traje de cuero morado ("desde que estoy en La Voz, todo cuero", apuntó), la sevillana recordó junto a Pablo Motos (53) la última vez que ambos coincidieron en ese plató, aunque fue este primer impacto lo que dio más juego en las redes sociales. Estos fueron algunos de los comentarios que aparecieron en Twitter en relación al maquillaje de González, primero con un tono más positivo:

Aunque incluso en este aspecto la Red tampoco registró unanimidad:

Pero volviendo al motivo de su visita, Pablo Motos quiso evocar aquella visita de Eva González a este mismo programa. "Ese día se anunciaba tu fichaje por La Voz, todos los jefes estaban aquí", destacó Motos antes de preguntar a su invitada cómo llevó ese cambio. "Estuve paralizada un tiempo", reconoció la propia González, quien bromeó con el conductor de El Hormiguero sobre la importancia que tuvo el hecho de que Antonio Banderas fuera el primer personaje en visitar este programa en su estreno en Antena 3. "Me siento en deuda con él", comentó Pablo Motos, a lo que Eva González contestó sonriendo "no voy a ser tu esclava, si quieres te invito a cenar un día… Sé lo que dices porque ese día fue de muchos nervios; al final la vida va pasando y queda el recuerdo de un precioso día, como hoy, que me siento siempre bien por este maravilloso público".

Pablo Motos y Eva González, este lunes por la noche.

Después de romper el hielo, llegaba el momento de sincerarse. Eva González aseguró que no sintió demasiado vértigo ante este cambio: "No tenía miedo de que el formato no funcionase. Siempre he tenido la idea de que hay que divertirse con lo que haces. Si luego la audiencia no lo respalda, a otra cosa, mariposa. Nunca me planteo eso antes de iniciar un programa", argumentó.

Acto seguido desveló algunos de los detalles de la nueva fase en la que entra La Voz: "Son 3.000 metros de plató, con unas pantallas enormes y más de 1.000 personas de público”, algo que a la sevillana le da “un poco de miedo, porque haciendo ruido toda esa gente, con tanto público no he presentado nada, los coaches están más familiarizados por los conciertos".

Curiosidades

Como presentadora de este talent show toca hacer de acompañante de los familiares mientras se realizan las audiciones. "Según la situación a veces me cabreo cuando no se dan la vuelta los coaches", un malestar que, al parecer, también tienen algunos parientes de los aspirantes. "A todos los familiares les digo que vuelvan el año que viene. Hay de todo, pero sí que hay alguno que se ha enfadado, aunque no quiero hablar de ello".

Posteriormente, explicó cómo funcionará la siguiente fase de La Voz: "Ahora mismo hay cuatro por equipo, 16. La primera semana se enfrentan dos de cada coach. Cada semana echan a la mitad, entre el propio coach y el público. Nosotros lo hacemos en positivo, preguntando quién te gusta más".

La presentadora estuvo muy atenta y participando en cada sección.

Se notaba que El Hormiguero de este lunes tenía un fin claramente promocional respecto a otro programa de la cadena, por lo que los colaboradores tuvieron más tiempo del habitual para mostrar sus habilidades. A la graciosa prueba de las hormigas, Trancas y Barrancas, le siguió el monólogo de Dani Fontecha, el juego del teléfono escacharrado de Carlos Latre (40)y El monaguillo completaron un programa en el que casi lo más emocionante fue el sorteo de un viaje para varias de las personas que estaban entre el público.

[Más información: Eva González, duramente criticada por sus declaraciones sobre la prostitución]