¿Qué tomar para la garganta irritada?

¿Qué tomar para la garganta irritada?

¿Cómo hacer... ?

Cómo quitar el dolor de garganta con remedios naturales

¿Tienes picor, dolor o irritación en la garganta? No sufras, te mostramos cómo quitar el dolor de garganta con algunos remedios caseros efectivos que harán que disminuya.

Padecer dolor de garganta es muy frecuente, sobre todo en estas fechas. Aunque, en líneas generales y salvo que tengamos fiebre o alguna infección, el dolor de garganta no tiene mayores consecuencias, es incómodo y doloroso, por lo que necesitaremos aliviarlo. Hay una serie de trucos caseros que funcionan muy bien, si queremos prescindir de la toma continuada de medicamentos.

En otro post ya vimos cómo curar un resfriado de forma rápida, ahora de cómo quitar el dolor de garganta.

Remedios caseros para el dolor de garganta

  • Haz gárgaras: para aliviar el picor de garganta, hay trucos caseros muy útiles que ayudan a reducir su inflamación y alivian el dolor, sin necesidad de medicarnos. Uno de los más habituales y efectivos es hacer gárgaras con agua tibia y sal. Esta solución puede ayudar a calmar la garganta irritada, ya que la sal extrae la mucosidad del tejido hinchado, ayudando a aliviar las molestias, el picor y el dolor. Hacemos un preparado con media cucharadita de sal diluida en un vasito de agua pequeña disuelta en agua tibia, hacemos gárgaras durante varios segundos y escupimos. Podemos repetir la operación varias veces al día.
  • Toma caramelos: las pastillas o caramelos de mentol también son muy efectivos, porque el mentol adormece y calma el tejido de la garganta irritada, y alivia el picor de garganta. Los caramelos pueden ayudar y ser efectivos, pero su efecto no dura mucho, y es posible que necesitemos recurrir a una pastilla de mentol con mucha frecuencia, aunque hay pastillas que pueden aliviar el dolor de garganta por más tiempo porque aumentan más la producción de saliva y ayudan a mantener húmeda la garganta.
  • Antiinflamatorios: lo más común, sin embargo, es que necesitemos algún tipo de medicamento si el dolor de garganta está asociado a algún tipo de virus, por lo que los medicamentos de tipo antiinflamatorio pueden reducir la inflamación de garganta y aliviar el dolor o el picor.
  • Consume miel. La miel es una buena aliada para aliviar el dolor de garganta. Tomando una infusión de té caliente y añadiendo unas cucharadas de miel, hidrataremos la garganta y calmaremos la irritación. El té verde es un potente antibacteriano, por lo que combinar este tipo de té con la miel es una buena opción, puesto que reduce la inflamación de garganta. Por su parte, la miel reduce la tos asociada al picor de garganta.
  • La salvia: otro remedio natural efectivo que alivia la garganta irritada y se puede tomar en infusión caliente. Se puede encontrar en hierbas para infusión o en espray.


Cómo aliviar el dolor de garganta

El dolor de garganta viene asociado a la falta de humedad, especialmente cuando notamos que la garganta nos pica con frecuencia. Es muy importante que nos mantengamos hidratados, bebiendo una cantidad razonable de líquidos al día, para que seamos capaces de producir suficiente saliva y mucosidad, y de esta manera podamos mantener la garganta húmeda y evitar hinchazones, inflamaciones y picores.

Aunque el agua es una excelente opción en todos los casos, tomar bebidas calientes ayudará mucho a aliviar la garganta irritada, y es probable que nos apetezca con más frecuencia tomar líquidos calientes como sopas, lácteos o cualquier tipo de té, especialmente el té verde. En la medida de lo posible, deberemos evitar tomar cafeína y alcohol, pues estos dos elementos pueden deshidratarnos y producir picor en la garganta.

Usar un humidificador en casa es también una buena solución, ya que si respiramos aire húmedo podemos calmar el tejido que está inflamado, tanto en la nariz como en la garganta. Si utilizamos un humidificador en casa, en la habitación en la que estemos, podremos aumentar la humedad de la estancia, lo que es muy positivo para la garganta, que permanecerá húmeda y no sufriremos picor de garganta debido a la sequedad en el ambiente. El aire húmedo es importante para evitar la sequedad, la irritación y el dolor, pero si no disponemos de un humidificador, una buena solución es darnos una buena ducha caliente para tener aire húmedo. Respirar el vapor que produce una ducha caliente alivia la garganta irritada y la mantiene húmeda.

También podemos hacer inhalaciones de vapor, calentando agua directamente en un recipiente e inclinando la cabeza hacia adelante para respirar el vapor caliente. Si tenemos mentol para disolver, podemos añadirlo en el agua hirviendo, practicar inhalaciones, o poner el recipiente en la habitación en la que estemos, para humidificar el ambiente. Además, el mentol ayudará a aliviar el picor de garganta y la irritación.

El dolor de garganta suele estar asociado con la congestión nasal, y es muy incomodo para poder conciliar el sueño. Si este es nuestro caso, además de hacer inhalaciones de vapor para humidificar, y descongestionar, dormir con la cabeza elevada es una buena solución. Podemos utilizar una almohada o un cojín extra, para dormir con la cabeza más elevada y evitar la congestión en lo posible, porque de esta manera podremos respirar con mayor facilidad por la nariz, evitando hacerlo por la boca, lo que provocaría sequedad de boca y de garganta.