Tener los dientes blancos es un sueño que todos tenemos, pero muchos piensan que para ello debemos someternos a costosos tratamientos dentales. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Existen numerosos trucos caseros que utilizan ingredientes naturales muy eficaces para blanquear los dientes en casa.

Presta atención a los siguientes remedios caseros que te proponemos y conseguirás unos dientes más blancos en poco tiempo y de forma sencilla. Además, encontrar estos ingredientes no te costará nada. 

Trucos caseros para unos dientes blancos

1. Pasta de bicarbonato con jengibre

Esta pasta es excelente para blanquear los dientes en casa gracias a su efecto exfoliante, de manera que retira micropartículas de sarro que hacen que los dientes se vean amarillentos. No obstante, solo podrás utilizarlo dos veces por semana para no desgastar los dientes. De lo contrario, debilitaría el esmalte provocando sensibilidad.

Solo necesitas mezclar 3 cucharaditas de bicarbonato de sodio, ¼ de cucharadita de jengibre en polvo y 3 gotas de aceite esencial de menta. Guarda la mezcla en un recipiente bien cerrado y lejos de la exposición a la luz. Cuando vayas a utilizarla, moja el cepillo de dientes en primer lugar, coloca la pasta habitual y, por último, añade esta mezcla. Cepilla bien y enjuaga después con agua.

2. Fresas con sal

Las fresas contienen vitamina C y un tipo de ácido que ayuda a eliminar la placa dental, contribuyendo a tener los dientes blancos. Además, le podemos añadir un poco de bicarbonato para blanquear los dientes más rápido. Solo necesitas 3 fresas, una pizca de sal gruesa y ½ cucharadita de bicarbonato de sodio. Machaca las fresas con un tenedor hasta obtener un puré, luego añade el resto de los ingredientes y mezcla hasta conseguir una pasta homogénea que, además, será también exfoliante.

Coloca esta mezcla en el cepillo de dientes y cepilla durante cinco minutos por todos los rincones de la boca. Por último, enjuaga con agua y cepilla los dientes con tu pasta habitual. No uses esta mezcla más de 2 o 3 veces por semana, de lo contrario podrías desgastar los dientes.

3. Pasta de agua oxigenada y bicarbonato de sodio

El agua oxigenada o peróxido de hidrógeno y el bicarbonato de sodio son trucos caseros muy utilizados para blanquear los dientes. Para conseguir esta pasta, mezcla bicarbonato con agua oxigenada hasta obtener una mezcla que podrás usarla en lugar de la pasta de dientes habitual.

Sin embargo, no es recomendable que la utilices a diario porque es exfoliante y abrasiva, de manera que puede dañar tus dientes. Lo ideal es usarla entre 3 y 5 días y después esperar de 3 a 6 meses para volver a utilizarla.

4. Cáscara de plátano

El plátano es útil para muchas cosas, una de ellas es blanquear los dientes en casa. Para ello, necesitamos la cáscara de plátano que es lo que utilizaremos. Es rica en potasio, magnesio, manganeso y otros minerales que pueden ayudarnos a tener los dientes blancos.

Estos minerales del plátano son absorbidos por el esmalte de los dientes y tiene efectos saludables para ellos, como el de blanquearlos. La mejor forma de hacerlo es cepillarte y usar hilo dental para eliminar los restos que hayan quedado entre los dientes. Después, pela un plátano maduro para frotar un pedazo de la parte interior de la cáscara sobre tus dientes durante 2 minutos.

Transcurrido este tiempo, enjuágate y puedes volver a hacerlo antes de irte a dormir. Todos estos trucos caseros te ayudarán a conseguir una sonrisa perfecta en cuestión de pocas semanas.

5. Vinagre de manzana

Realizar gárgaras con un poco de vinagre de manzana diluido con agua aportará mayor efectividad a cualquier pasta de dientes. La mejor forma de diluirlo es añadiendo el triple de cantidad de agua que de vinagre, y también puedes mezclarlo con tu pasta de dientes habitual y cepillarte como de costumbre.

6. Aceite de coco

Este producto es antimicrobiano, de modo que ayuda a eliminar la placa bacteriana y promover la salud de nuestros dientes y encías. Así, es uno de los trucos caseros más saludables para conseguir unos dientes blancos. Los ácidos grasos del aceite de coco, al combinarse con la saliva, producen una molécula de oxígeno que se adhiere a las manchas de los dientes. Por lo tanto, este remedio libre de oxidación crea una reacción química que remueve las manchas de forma natural mientras te cepillas.

Solo necesitas poner una cucharadita de aceite de coco en la boca. Deja que se derrita y haz movimientos con la boca para que el producto penetre por todos los dientes durante unos 4 o 5 minutos. Retira concluido este tiempo enjuagando con agua. 

También es importante para blanquear los dientes en casa con éxito dejar de consumir algunas bebidas que los oscurecen, como el té negro, el café o los zumos industriales. Si los consumes, al menos toma un vaso de agua después para enjuagar la boca.

7. Pasta de carbón

Por último, el carbón activado es otro de los trucos caseros más empleados para blanquear los dientes en casa por sus beneficios desintoxicantes. También sirve para conseguir unos dientes blancos debido a que sus gránulos se adhieren a las bacterias antes de que estas los manchen.

Lo recomendado es que mezcles el carbón con una pequeña cantidad de agua y lo apliques con suavidad sobre todos los dientes. Déjalo que repose durante dos minutos y enjuaga con abundante agua hasta eliminar todos los restos.