Zamora El obispo diocesano, Fernando Valera Sánchez, ha visitado hoy el centro regional de rehabilitación de alcohólicos San Román, la casa de acogida y la casa sacerdotal; los tres centros atienden a un total de 150 personas y son gestionados por Cáritas Diocesana de Zamora.

El obispo de Zamora visita a los más vulnerables para felicitarles la Navidad

25 diciembre, 2020 08:58

El obispo diocesano, Fernando Valera Sánchez, ha visitado hoy el centro regional de rehabilitación de alcohólicos San Román, la casa de acogida y la casa sacerdotal; los tres centros atienden a un total de 150 personas y son gestionados por Cáritas Diocesana de Zamora. El día de Nochebuena ha sido la jornada elegida por el prelado zamorano para conocer la realidad de estos colectivos atendidos por Cáritas y para desearles una feliz Navidad.

Por otro lado, ha aprovechado este momento para mostrar su cercanía y afecto a las personas que atraviesan situaciones de exclusión o vulnerabilidad, como es el caso de los internos del centro de rehabilitación de alcohólicos o los usuarios de la casa de acogida.

Monseñor Valera Sánchez ha realizado este recorrido acompañado por el delegado- director de Cáritas Diocesana de Zamora, Antonio J. Martín de Lera.

El centro de rehabilitación de alcohólicos -cercano al núcleo urbano de Toro- ha recibido la visita de don Fernando a las 17.00 horas y allí ha presidido la eucaristía a la que han asistido los trabajadores y los 35 residentes. El obispo también ha tenido tiempo para conocer las instalaciones y compartir algunas impresiones con los presentes.

De vuelta en Zamora, se ha desplazado hasta la casa de acogida que da techo a 25 personas sin hogar y ofrece el servicio de comida para llevar a aquellas personas que antes de la pandemia acudían únicamente a comer o cenar. En total, la casa de acogida atiende diariamente a 70 personas. Por cierto, don Fernando volverá a la casa de acogida con el fin de inaugurar y bendecir las instalaciones próximamente.

Antes de la cena de Nochebuena, el prelado se ha acercado hasta la casa sacerdotal, anexa al  seminario menor San Atilano, para compartir un tiempo con los presbíteros jubilados que residen en la casa. No es la primera vez que visita sus instalaciones, pero don Fernando ha querido estar en el día de hoy con los presbíteros más mayores para desearles una feliz Navidad.

Se trata de la primera visita oficial del nuevo obispo de Zamora a algunos de los centros de Cáritas, aunque está previsto que haga lo propio con el resto de instalaciones. Hay que recordar que Cáritas Diocesana de Zamora ha atendido en torno a 14.000 personas en lo que va de año y cuenta con un presupuesto que ronda los 10 millones de euros.