Salamanca

PP y Ciudadanos sacan adelante un presupuesto de 117,3 millones de euros para la Diputación de Salamanca en 2021

29 diciembre, 2020 13:36

El pleno de la Diputación Provincial de Salamanca aprobó este martes unos presupuestos para 2021 que ascienden 117,3 millones de euros. La propuesta del equipo de Gobierno salió adelante con los votos favorables del Partido Popular y Ciudadanos y la oposición del diputado no adscrito, José Francisco Bautista, y el Partido Socialista, que presentó una enmienda a la totalidad del documento que no prosperó.

La sesión extraordinaria celebrada solo con los portavoces de los grupos provinciales en el Salón de Plenos de La Salina sirvió además para incorporar al presupuesto una enmienda del Grupo Popular que contempla la adición de 2,6 millones de euros, procedentes de fondos de tributos del Estado correspondientes al ejercicio 2018. Este montante que se agrega a la propuesta presupuestaria se destinará a la depuración de aguas residuales en los municipios, tal y como aprobaron todos los grupos con la única oposición del PSOE.  

Además, se incorporaron al presupuesto 2021 tres de las siete enmiendas propuestas por el Grupo Ciudadanos, que también fueron rechazadas únicamente por los socialistas. Se trata de tres partidas, por valor de 100.000 euros cada una, para impulsar la animación sociocultural de los municipios, fomentar la compra de novillos ayudando al sector taurino, y por último, habilitar un fondo de colaboración con los establecimientos de hostelería para la adquisición de material con el fin de equipar las terrazas para facilitar su uso en invierno.

Enmienda a la totalidad



El debate principal se centró en la enmienda a la totalidad presentada por el portavoz socialista, Fernando Rubio, quien acusó al equipo de Gobierno de haber presentado un presupuesto que “no es moderno, ni audaz, ni apuesta por la innovación”, ante la “cada vez más sangrante” situación de la provincia en cuanto a despoblación. “El presupuesto es la declaración esencial de una Legislatura, pero este no dice nada”, valoró Rubio, quien negó además que se hubiera consensuado por cauces participativos.

En este sentido, el portavoz socialista consideró que “es necesario consignar fondos para las necesidades que trae consigo la pandemia”, por lo que lamentó que la propuesta sea “un corta y pega del año anterior”. Entre las propuestas del PSOE, destacan “universalizar los servicios de proximidad y terminar con la lista de espera de ayuda a domicilio”. Por otro lado, Rubio se quejó de la falta de apoyo al Ibsal, la “ridícula” asignación para la protección del patrimonio histórico de la provincia y la "baja partida" para adecentar los cauces de los ríos. 

“No hay partida para repetidores de TDT, ni se habla de una red de espacios cardio protegidos, ni de cajeros automáticos”, prosiguió. Asimismo insinuó desconocer “quiénes serán los agraciados con el maná del cielo de las subvenciones nominativas”. En resumen, el diputado socialista recordó que la provincia pierde “más de tres jóvenes al día” y lamentó, en este sentido, que “no hay un plan de industrialización provincial, ni de vivienda rural, ni un plan de empleo femenino, juvenil, para mayores, ni para colectivos vulnerables”. “No hay una propuesta de provincia, es un presupuesto anodino que no aporta nada”, concluyó.

En la misma línea, el diputado no adscrito, José Francisco Bautista, que también voto en contra del presupuesto, acusó al equipo de Gobierno de presentar una “repetición sistemática de las cuentas desde hace 25 años”. Bautista se quejó de que “siempre dicen que son expansivos y ajustados a las necesidades de la provincia , pero la realidad es que han tenido tiempo suficiente para realizar una política específica, modernizar y crear infraestructuras, pero nada de esto ha sucedido”. Bautista fue más allá y acusó al PP de aplicar “política del 'antiprogreso', medieval y trasnochada”, y de utilizar las subvenciones “a dedo” para “amenazar a aquel que no se doblega ante algunas cosas”.

Presupuestos “necesarios”



Por contra, el portavoz del Grupo Provincial Popular, Antonio Luis Sánchez, se encargó de la defensa de la propuesta y de afrontar los ataques de la oposición. Además, destacó la incorporación de 2,6 millones de euros, procedentes de tributos del Estado, para la depuración de aguas residuales. Un dinero que coloca el presupuesto en “una cifra récord en la historia de la Diputación de Salamanca, que difícilmente se repetirá en años sucesivos”.

De igual manera, Sánchez expresó que “estos presupuestos son necesarios para afrontar la crisis del COVID-19, desde la atención a las personas y a los ayuntamientos”. Destacó asimismo que son "los presupuestos del empleo" con la inversión de 15 millones de euros, explicando que se duplica la estrategia de empleo y autoempleo y se mantiene el plan de apoyo municipal.  

En cuanto a Bienestar Social, el portavoz popular recordó que la propuesta presupuestaria contempla el gasto de 29 millones de euros, segunda área provincial en importancia tras los 31 millones de euros que se destinan a Fomento. "A esto hay que añadir tres millones que van al tercer sector y 1,5 millones para atención directa a las familias", cifró.

“Son 60 millones de euros puestos en manos de los ayuntamientos. Eso da para todo, hasta para cajeros automáticos”, resumió Sánchez, en referencia a las acusaciones del portavoz socialista. “Esa es la diferencia con cualquier otra diputación con la que nos quiera comparar", le espetó, antes de concluir que "estos presupuestos nos permiten afrontar con garantía la situación actual gracias a la gestión de esta casa en los últimos años”.

Enmiendas de Ciudadanos



La sesión plenaria para el debate y aprobación inicial del presupuesto para 2021 en la Diputación de Salamanca sirvió para la inclusión de varias enmiendas por parte del Grupo Ciudadanos. En concreto, tres de las siete presentadas por la formación naranja, que finalmente votó en signo positivo a la propuesta, aunque aprovechó el debate para matizar algunas medidas y criticar otras.

Su portavoz, Manuel Hernández, reconoció que en estos momentos de "incertidumbre" hay que gestionar "eficientemente" para conseguir crear empleo y fijar población, como los dos grandes objetivos de La Salina en el próximo ejercicio. “El presupuesto es similar al de otros años, con programas continuistas y condicionado a partidas extraordinarias de la Junta y el Gobierno”, lamentó, a la vez que expresó su deseo de ver en marcha proyectos como el del Camino del Hierro o el de Vegaterón, así como la Estrategia de Turismo, que carecen de consignación.

Al margen de estas partidas, Ciudadanos logró la inclusión de tres de sus enmiendas, encaminadas a apoyar al sector taurino, la hostelería y la animación sociocultural de los municipios. Sin embargo, a cambio permitió que cuatro de sus propuestas se fueran al limbo. Entre ellas, un banco de embriones de bovino en la finca de Castro Enríquez, la ampliación del fondo COVID-19 para apoyar a las familias, la creación de una Escuela de Turismo Rural y el impulso de las actividades multiaventura en el municipio de Pelayos.

Otros puntos



El pleno extraordinario en La Salina, celebrado para los portavoces de manera presencial y para el resto de diputados de manera telemática, sirvió también para la aprobación por unanimidad de un fondo de diez millones de euros en subvenciones directas para los municipios de la provincia, así como la nueva Relación de Puestos de Trabajo de la Diputación de Salamanca, que salió adelante con los votos favorables de PP y Ciudadanos y encontró la oposición del PSOE más la abstención del diputado no adscrito.