La cifra de 15.000 euros parecía una quimera cuando, el pasado 1 noviembre dio comienzo la campaña de microfinanciación para restaurar el interior el templo de la burgalesa localidad de Villamorón que, por sí sólo, es el prefacio de una mágica historia al contar con un único habitante censado. Tras 24 días de campaña, a través de numerosas donaciones en Hispania Nostra, asociación para la Defensa y Promoción del Patrimonio Cultural y Natural, se ha superado, con creces, el ‘objetivo mínimo’ fijado de esos 15.000 euros, en un montante total que asciende, por ahora, hasta los más de 19.800. Pedro Francisco Moreno, presidente de la Asociación Amigos de Villamorón explica que, “con humildad”, siguen trabajando en aras de alcanzar el ‘objetivo óptimo’ de 25.000 euros para, así, poder maniobrar con “mayor holgura en las reparaciones del coro y de los paramentos verticales”.

Noticias relacionadas

La campaña continúa vigente, hasta el próximo 12 de diciembre, y el presidente de la asociación se muestra optimista al vaticinar que “se podría superar el ‘objetivo óptimo’, si bien no hay que vender la piel del oso antes de cazarlo”. En el caso de llegar, incluso, a ese techo de 25.000 euros, Moreno asegura que “la meta es llegar a lo máximo posible, ya que se trata de una ocasión única y no se puede dejar pasar ningún día”.

Dada la catalogación del templo como Bien de Interés Cultural, en el año 1994, “cualquier intervención sobre él requiere la autorización y supervisión por parte de la Junta de Castilla y León, a través del convenio que se firmará una vez concluya el plazo de la campaña”, tal y como explica Moreno. Además, recuerda que, a través de ese convenio, se accede al programa del gobierno regional ‘1+1’ en el que “la Junta se comprometería a aportar una cantidad similar a la presentada a través del crowdfunding”.

El dirigente de la asociación señala, por otra parte, que “el compromiso debe ser de todos, porque está muy bien que las instituciones se impliquen pero es, también, la sociedad la que tiene una obligación moral para con la conservación del Patrimonio”. Cabe destacar la implicación, “en primer lugar”, de los precursores de esta iniciativa, quienes son los primeros en reflejar la preocupación por aquello que dota de identidad, en este caso, a una comarca, como hacen desde la asociación desde su fundación, “hace 18 años”, valora Moreno.