Detrás de cada atentado de ETA hay una historia de crueldad y de dolor. Sebastián Nogales, presidente de la Asociación de la Víctimas del Terrorismo de Castilla y León desde el pasado mes de marzo, lo sabe bien. En 2007 las secuelas de un atentado etarra en Pamplona le retiraron de su oficio de policía, ”su pasión”. Ahora, se recorre toda la Comunidad para ser la “voz” de las víctimas de la banda criminal y que nadie “se olvide de ellas”.

Noticias relacionadas

Diez años después del cese de ETA, Nogales tiene muy claro que el trabajo se tiene que seguir realizando porque “no se puede cerrar el libro de ETA y tirarlo a la basura”. Y recuerda que hay “viudas, hijos huérfanos, mutilados, víctimas y secuestrados a los que se debe reconocer como héroes porque todos ellos somos el fracaso de ETA, con nosotros no consiguieron su objetivo”.  Por ese tiene claro que ni partidos políticos ni medios de comunicación pueden “blanquear” a una banda que “sembró el terror en este país durante 50 años” y tiene claro que es “traumático que se quiera pasar página”.

Tiene claro que las palabras del pasado lunes del coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, “no son sinceras”, ya que solo buscan un “rédito político”. “Parece que tenemos que darle las gracias de que hayan dejado de matar. Ellos cuando querían asesinar asesinaron y cuando han querido dejar de hacerlo, han parado. Pero no me lo creo, porque para ellos sigue habiendo presos políticos, para mí asesinos, se les sigue haciendo homenajes a presos que salen de prisión. Es algo hiriente y doloroso”, manifiesta a este periódico.

Odio contra la Policía

Y se pregunta si todo ese “reconocimiento del dolor” se va a trasladar al resto de la sociedad vasca. “A los policías les siguen llamando fuerzas de ocupación y se le está inculcando mucho odio a las nuevas generaciones. ¿Entiende el dolor de la viuda y de los hijos? ¿Van a trasladar a los colegios ese sufrimiento que ellos impusieron?, que no se olviden que siguen siendo los representantes de los asesinos”. Además advierte de que ese “odio” contra los policías y los guardias civiles se está comenzado a notar también en Cataluña.  

Balance positivo

Nogales hace un balance “muy bueno” de estos primeros meses como presidente. “Me he reunido con todas las instituciones, con la Junta de Castilla y León hemos firmado ya un protocolo con el consejero de Presidencia, Ángel Ibáñez, y también contamos con el apoyo del comisionado para las víctimas del terrorismo de Castilla y León”. Sin ir más lejos ayer se reunió con el presidente de las Cortes, Luis Fuentes, quien anunció que trasladará a la Junta y a los Grupos Parlamentarios su intención de avanzar en el desarrollo e implementación de la Ley de Víctimas del Terrorismo. “Han sido muchos años de luchar para que la sociedad viva en democracia y no queremos que se olvide”, afirma el presidente que anima a todo el mundo a conocer una asociación que “es más necesaria que nunca”.