Región

Minuto de silencio en honor de Venancio Blanco y López Cobos

7 marzo, 2018 12:06

La segunda sesión del Pleno de las Cortes de Castilla y León ha arrancado con un minuto de silencio en memoria del escultor Venancio Blanco y del director de orquesta Jesús López Cobos fallecidos el 22 de febreo y 2 de marzo respectivamente, por lo que la Cámara ha querido trasmitir su sentimiento de "condolencia".

La presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, ha dado lectura a un texto en memoria de los dos fallecidos tras lo que se ha mantenido un minuto de silencio en homenaje a estas dos personas del arte de Castilla y León.

Así, el Parlamento ha expresado su reconocimiento hacia la "personalidad y trayectoria artística" de Venancio Blanco, reconocido a nivel nacional e internacional con distinciones como el Premio Nacional de Escultura (1969), la primera Medalla de la Exposición Nacional de Bellas Artes (1962) o el Gran Premio de Escultura en la V Bienal de Arte de Alejandría a lo que se suma el Premio Castilla y León de las Artes de 2001.

"Su vida y su carrera artística siempre estuvo marcada por la búsqueda incansable de la belleza representada en obras únicas que permanecen en los grandes museos y colecciones nacionales e internacionales", ha destacado Clemente, quien ha recordado que la escultura 'Formas para el espíritu de Castilla' de Blanco está en el hall del edificio de las Cortes y "siempre" recordará "su figura y la gran aportación que representa su obra a la cultura y a la creación artística en Castilla y León".

Sobre Jesús López Cobos la presidenta ha destacado su labor como "uno de los directores de orquesta más importantes de la historia de España". Así, ha detallado que fue director musical del Teatro Real entre 2003 y 2010 y director de la Orquesta Nacional de España entre 1984 y 1988.

Las Cortes, con este reconocimiento, ha destacado además su dimensión internacional como director de "grandes" compañías de ópera y orquesta como la de Berlín, la Orquesta Sinfónica de Cincinati y la Orquesta de Cámara de Lausana.

"Su amplio conocimiento musical y su brillante carrera artística le hizo merecedor de importantes distinciones", entre las que ha citado el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 1981, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes y el Premio Castilla y León de las Artes en 2012.

"Riguroso y profundo, amaba la música por encima de todos y siempre demostró su compromiso y su cariño hacia esta tierra a través de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, de la que era director emérito", ha concluido.

Finalmente, con este minuto de silencio, las Cortes ha reconocido la labor de "dos personalidades de gran talento en el mundo del arte y que llevaron el nombre de Castilla y León por todo el mundo haciendo de la cultura la más valiosa expresión de la identidad".