Opinión

40-42 millones de prostitutas/os en el mundo

6 enero, 2017 19:04

0. ¿Cuánta prostitución existe en el mundo? ¿Cuánto mueve económicamente y en otros aspectos? ¿Qué causas y motivos y razones existen para dicha realidad? ¿Qué número de personas ejercen dicha actividad libremente y cuántas obligadas, engañadas, etc.? ¿Qué podrían hacer las instituciones públicas mundiales, las nacionales, las privadas, las ONG´s para reducir o disminuir número de personas, consecuencias…? ¿Se puede considerar dicha realidad una lacra social, sanitaria, psicomoral, etc., igual que existen otras y por tanto hay que intentar disminuirla, reducir sus efectos negativos…? ¿Qué se debería realizar para que las personas que demandan esos servicios para que no lo hiciesen? ¿Estas cifras son una demostración de una enorme crisis moral y ética y espiritual en el mundo, una crisis enorme de valores correctos en el planeta, en todas las culturas y civilizaciones, de un color o de otro, de una ideología o de otra.

  1. Según la Fundación Scelles, con sede en París, en el Primer Informe Mundial sobre Explotación Sexual en el año 1913 existían en el mundo entre 40 y 42 millones de personas que se prostituían. De ellas el ochenta por ciento mujeres o niñas, la mayoría de éstas cifras entre edades de los 13 a los 25 años.

En dicho informe indica entre otras muchos aspectos que las redes sociales e Internet es un fenómeno que está contribuyendo a la mayor difusión de este fenómeno, incluso una más fácil captación de nuevas personas para dicha actividad. Especialmente aumentando en fenómenos de grandes acontecimientos deportivos, etc.

En España se habla alrededor de unas sesenta mil personas en esta actividad. Los informes hablan entre un abanico de entre treinta mil hasta las noventa mil. Si esas cifras de 40 millones son ciertas, son el 0,5-0,6 % de la población mundial actual de todas las edades y géneros. Un enorme derroche y no aprovechamiento de recursos humanos, además de ser una enorme fuente de injusticias y de males y de sufrimientos hacia unas personas. Imaginad cuánta actividad económica, cultural, social, psicológica, de talento, creatividad, familiar se desaprovecha, además de moral y espiritualNo vamos a entrar en más cifras de todo tipo, que ustedes pueden ver y analizar en Internet y otros informes de distintas organizaciones y solo reflexionar sobre algunos puntos, aunque este tema es enorme:

Lo primero que hay que indicar, es una especie boutade, si el público mayoritario viesen en televisión las grandes debates literarios y filosóficos y científicos, estos tendrían una parrilla de audiencia enorme y se pondría a las horas más concurridas. Cómo no es así, si emiten, cuándo se hace en horas intempestivas, y en determinadas cadenas.

Es obvio la consecuencia, si millones de personas en el mundo no consumiesen este servicio, se reduciría el número de personas que se dedican, libremente u obligadas por las circunstancias, o engañadas o explotadas o esclavizadas. Por lo tanto, lo primero que habría que indicar, a cualquier persona que paga por estos servicios, que busque otras soluciones, que sean legales y morales, y que no vaya a estos lugares, ni reciba estos servicios…

Por lo cual, personas con corbata o con traje o con mono o sin ello, de un oficio o de otro, de un estrato social o económico o cultural o de otro son los responsable de este fenómeno. Usted o su vecino o su abuelo o su padre o su hermano o su hijo.

Pero tenemos un enorme problema en el mundo se ha reducido la enseñanza, y desde luego el aprendizaje de una moral-ética mínima y correcta. Enseñanza a nivel teórico, y enseñanza a nivel práctico. Primero que la inmensa parte de la población sea consciente que esto es negativo. Y en segundo lugar, cuándo tengan deseos-pasiones-tentaciones-concupiscencia de esto, aprendan y se les enseñe métodos para controlarse y tener una mínima disciplina moral y ética. Ya sé que decir esto, es que muchos se rasguen las vestiduras.

Ante la prostitución hay diferentes posturas, tanto legales como morales, una es prohibirla, otras tolerarla pero sin legalizarla, otra legalizarla y normativizarla, y la última es ignorarla.

Dicen que Tomás de Aquino, aunque yo nunca he encontrado la referencia, quizás ustedes la sepan, explicó que en un castillo se necesita un pozo para las heces, si no existe, todo el castillo se llenaría de podredumbre. Dicen que Agustín de Hipona, un pecador en su juventud, un obseso sexual como se ha dicho en una etapa de su existencia. Ambos santos y doctores del cristianismo, indicaron que la prostitución es un mal moral y espiritual y un pecado mortal en muchos casos, pero cómo algunos humanes no son capaces de evitarla, hay que dejar lugares y sitios y reglarla y normativizarla, para reducir sus consecuencias negativas en muchos sentidos.

Es famoso el hecho que existe parece ser un documento, que en la Edad Moderna, la prostitución en Salamanca, en cuaresma las personas censadas en dicha actividad se les obligaba a irse a un lugar del campo, para que también hiciesen penitencia y cumpliesen la cuaresma.

No se puede, ni se debe utilizar esta actividad, que podemos considerarla como uno de los males de la sociedad, una epidemia social, como una forma o un instrumento de control demográfico.

Por supuesto que las personas que llegan a esta situación, pueden existir multitud de causas, entre otras las sustancias tóxicas o drogas, las guerras, terremotos, epidemias de hambre o de falta de agua generalizadas, huérfanos/as, engaños, personas con deficiencias psicológicas o sociales que son más vulnerables, inmigrantes que se les miente y engaña, grandes crisis económicas, trata de personas, etc. Y las personas que reciben o demandan estos servicios, también pueden existir diferente escalas de causas, entre otros personas solteras, personas que buscan nuevas experiencias sexuales, personas que no saben que hacer con un tiempo de ocio, psicópatas que expresan de alguna manera su superioridad intentando practicas dichos actos, de alguna manera en algunos ambientes es común esta práctica de vez en cuando, malas costumbres, etc.

Por lo cual además de todo lo que se hace hasta ahora, podríamos añadir algunas ideas o sugerencias que en parte se realizarán ya y en parte no… Estudiar crear un día universal, si es que no existe ya,  para ir en contra de la explotación sexual. Realizar campañas para reducir y evitar si es posible, el turismo sexual.

Explicar el enorme mal que se hace a otras personas, sean adultas, aún más si son niñas o niños. Las personas con más capacidad económica o cultural o poder en distintos sentidos, no aprovechen su posición para realizar estas actividades. Lamentablemente muchas personas que acaban en estos lugares o consumiendo estos servicios, tienen familias, esposas o esposos.

Enseñar a la población una moral mínima, que aunque en sus países o sociedades estén legalizadas o admitidas o permitidas, son prácticas que hacen un profundo mal a otras personas, que en el mejor de los casos, no pueden llevar una vida normal de crear una familia, etc. Aunque evidentemente hay distintos casos, hay personas que en principio, lo practican por unas circunstancias y tiempos, y otras de forma más continuada, con mayor o menor libertad.

Que organismos internacionales, dependientes de la Onu, Unesco, con colaboración de Ong´s, fundaciones privadas y públicas, instituciones de las religiones, y otros individuos realicen estudios de dicha realidad. Busquen soluciones, encuentren sugerencias, ideas, actividades, etc.

Que se cree un comité mundial, bajo el auspicio de la Unesco y de otros organismos internacionales para estudiar las lacras sociales o epidemias sociales, entre otras ésta, pero también todas las existentes. Por los cuales, podrían crear documentos, ideas, concepciones, sugerencias, prácticas, para ralentizar, disminuir, evitar, erradicar prácticas nocivas para los individuos, colectivos, sociedad, etc.

Las diversas ideologías seculares o las religiosas se podrían implicar más en este problema. Teniendo en cuenta, sus grandes medios culturales y de difusión de ideas que disponen. Ideologías sociopolíticas, ideologías culturales, ideologías religiosas, ideologías filosóficas, ideologías de sistemas económicos, etc. Si las altas y medias jerarquías de esas ideologías se implicasen, no podríamos decir que desapareciesen dichos fenómenos, pero si que se redujesen, e incluso las personas que los practican tuviesen más garantías médicas, sociales, psicológicas, etc.

Que los expertos y especialistas en ciencias sociales, que bajo el paraguas y las metodologías de todas y cada una de las ciencias sociales se creasen estudios, programas de investigación, análisis, difusión de sus resultados, que diesen conocimientos y conceptos más certeros, que fuesen la base posterior para aplicar prácticas correctas o más correctas. Si no se estudia cómo se producen los huracanes, no se pueden disminuir los efectos negativos de los tifones.

Crear programas para que las personas no entren en estas actividades, sean por una razón o por otro, personas que estén en riesgo o sean vulnerables, pero también personas que ya están puedan salir de dicha actividad.

Que las administraciones, gobiernos, fundaciones, instituciones que se dedican a estos temas abran un buzón de sugerencias e ideas, para recibir estudios de casos, quejas, ideas o conceptos, etc. Y sean de forma anónima, y que las autoridades los estudien si son constitutivos de delitos, o las fundaciones los estudien si son sugerencias para intentar reducir esta epidemia social.

Estudiar si los gobiernos y las administraciones, sean legales o no dichas actividades, permitidas o no, tener un control sobre estas actividades, para entre otras cosas, para control de enfermedades de transmisión sexual, evitar la trata de personas, la explotación, y todos otros aspectos delictivos que acompañan  o pueden acompañar a esta actividad… Y al mismo tiempo preguntarles e interesarse por su situación legal, médica, y si quieren continuar en dicha actividad o no…

  1. Cada persona debería ampliar sus conocimientos sobre este tema o estas cuestiones, cada persona debería reflexionar seriamente sobre esta cuestión, cada persona debería intentar ser consciente del mal que se puede estar haciendo a otras personas si practica dichas actividades, aunque sea de una forma no rutinaria, de vez en cuando… Y la sociedad debería analizar si en general, no tenemos una ética y moral correcta, a nivel teórico y a nivel práctico, y que la lujuria, como antiguamente se indicaba, es una actividad inmoral, con consecuencia negativas múltiples para muchas personas… Que tu pequeña felicidad o tu pequeño placer, no puede ser causa para que otra persona pueda estar viviendo en un infierno en esta vida. Y que la regla de oro de la moral, de todas las épocas y tiempos y culturas, sea en Confucio o en Aristóteles o en todos los profetas religiosos y grandes pensadores, sigue siendo vigente: “No hagas al otro, lo que tú no desearías que te hiciesen a ti, en las mismas o similares circunstancias y situaciones…”.