El asunto del polémico rótulo sobre la princesa Leonor sigue trayendo cola. Después de que conociéramos el relevo de uno de sus guionistas y la editora, ahora sabemos que el control de calidad necesario en la emisión de cualquier programa de contenido informativo en TVE falló porque nadie estaba ejerciendo como coordinador de guionistas.

Noticias relacionadas

Así lo adelantaba este jueves Vertele, que explicaba que este puesto estaba vacante debido a que el anterior responsable había abandonado hace poco su puesto por desavenencias económicas con Tesseo Producciones, la productora externa que se encarga de parte de la producción de La hora de La 1.

Esto hizo que la idea del guionista se emitiese directamente sin que hubiera alguien que le supervisase, aunque en última instancia fueran Mónica López, como directora, y Lluís Guilera, como subdirector, los responsables últimos de la aparición en pantalla del rótulo.

El Consejo de Informativos de RTVE también ha apuntado a este problema como una parte de la explicación de la aparición del polémico rótulo en pantalla. "Lo ocurrido no es ajeno al hecho de confiar algo tan sensible como la información de un canal público a una compañía privada, hecho que prohíbe expresamente el actual Mandato Marco. Constatamos, además, que ha fallado el control de calidad necesario en la emisión de cualquier programa de contenido informativo", ha explicado en nota de prensa.

"La Dirección de RTVE, y en particular Enric Hernández, responsable de Información y Actualidad, decidió subcontratar parte de la producción y redacción de este programa que la Corporación califica de "infoentretenimiento" y que este Consejo siempre ha considerado un programa informativo", añaden.

Externalización de programas

El Comité Intercentros de RTVE (representada por los sindicatos UGT, SI, USO y CGT) ya ha acudido a la justicia en los últimos meses para denunciar externalización parciales de programas como el de Jesús Cintora ya que, según la Ley 17/2006 de 5 de junio de la radio y la televisión de titularidad estatal, la Corporación RTVE no puede ceder a terceros la producción y edición de los programas informativos.

Sin embargo, la Administradora Provisional Única, Rosa María Mateo, ha defendido en sede parlamentaria esta externalización porque, según el Mandato Marco, en sus artículos 23 y 35, se aclara que pueden existir magacines de actualidad que, aunque tengan contenidos políticos, no se consideran programas informativos. 

"Las aportaciones de la productora son aquellas que no están disponibles o que son necesarias para conseguir que el proyecto de programa se materialice", defendió el pasado noviembre.