La fiebre revival está cerca de traernos uno de los formatos más recordados y queridos del audiovisual español: El Gran Juego de la Oca. Y es que Endemol Shine Boomdog ha anunciado que está preparando una nueva versión contemporánea del popular programa de juegos. 

Noticias relacionadas

Así lo adelanta en una entrevista con Variety el CEO de la productora, Alejandro Rincón, quien explica que el estudio lanzará su primer up-front (presentación de productos) en febrero. 

"El Gran Juego de la Oca es uno de los programas de juegos más queridos de todos los tiempos entre los espectadores de habla hispana de todo el mundo y estamos encantados de traerlo de vuelta con algunos giros nuevos y emocionantes", ha dicho Alvaro Godoy, director de desarrollo de la compañía.

Creado originalmente por Jocelyn Hattab bajo el nombre de Il Grande Gioco Dell’Oca, El Gran Juego de la Oca se convirtió instantáneamente en un gran éxito de audiencia tras su estreno en Antena 3 en 1993. Presentado por Emilio Aragón, Lydia Bosch y Patricia Pérez, el formato tuvo un total de 39 programas en su primera temporada.

Ya en su segunda temporada, emitida en 1995 y con menos entregas (26), el programa cambiaría de decorado, aunque respetando los íconos más importantes, y pasaría a estar presentado por Pepe Navarro, Eugenia Santana e Yvonne Reyes.  

Estos cambios, sin embargo, no gustaron al público y Antena 3 decidió no renovar el formato por una tercera temporada. No sería hasta tres años después, en 1998, cuando Telecinco decidió rescatar el programa bajo el nombre de El Nuevo Juego de la Oca y presentado por Andrés Caparrós, Elsa Anka y Paloma Marín. 

"Las pruebas eran de peligro o de mierda. Si no explotabas, te manchabas o te caías. El equipo de producción construía las pruebas sobre las ideas de los guionistas. Para saber que no matábamos a nadie, las probábamos nosotros, nos hacíamos daño y las arreglábamos", recordaba hace poco su productor Víctor Martín, en ¿Dónde estabas entonces?

Martín también rememoró que en el premio de la 'reoca' un concursante tenía que ir a la ceremonia de los Oscar y conseguir que en el pin del programa lo llevase el equipo de Belle Époque. "Al final llevaron el pin cuando recogieron el premio", rememoró.