Para luchar contra la final de Tu cara me suena en Antena 3, Telecinco ha decidido sacarse de la manga un nuevo documental sobre la figura de Rocío Jurado, en esta ocasión analizarando su figura como “la voz feminista más potente del siglo XX”.

Noticias relacionadas

Lo emitirá dentro de Deluxe, a partir de las 22:00 horas, y en él se demostrará como la artista chipionera,  a través de sus canciones, instó a las mujeres a “vibrar”, a “no conformarse” y a “sentirse viva”, con letras que serán analizadas por expertos musicales.

Rocío tenía genio y figura, y un magnetismo enorme para las cámaras de televisión. Conocedora del medio en profundidad, la intérprete sabía cómo actuar, qué se esperaba de ella durante una entrevista, durante una actuación en directo, durante un playback, incluso.

Por ello, vamos a recordar diez momentazos que nos regaló en la pequeña pantalla. Dichos y hechos que, de una forma u otra, ya son historia de la televisión y que nos demostraron cómo la artista guerreaba y reinvidicaba los derechos de la mujer en una época complicada.

Su actuación más polémica

En los años 70, en los últimos años de la dictadura, Rocío se decidió a romper estereotipos dentro de las folclóricas, y el 2 de abril de 1974 se atrevió a cantar con un traje de transparencias y escotazo en el programa Cambie su suerte, de Televisión Española, presentado por Joaquín Prat y José Luis Pecker.

Lo cierto es que los trajes de Rocío pasaron el corte de la censura, pero tras la emisión de su actuación hubo un puritano revuelo, por los escotes y transparencias que lució. Varios medios intentaron hundirla, pedían que se boicoteasen sus actuaciones. La mujer de un ministro de Franco llamó en directo a Televisión Española, para que parasen la emisión, incluso.

Según contó en algunas entrevistas, a partir de entonces ponían en su camerino un “chal de emergencia”, por si se pasaba de insinuante y había que taparla a toda prisa.

“El único sujetador que me importa es el mental”

Desde aquella noche, el escote y la talla de sujetador de Rocío Jurado fue una constante en sus entrevistas y en sus apariciones televisivas. Ella misma entró al trapo en series como Este señor de negro, donde unos señores le decían que le había gustado su actuación “una barbaridad”.

A mediados de los 90, Julia Otero entrevistó a Rocío Jurado en un magacín de Televisión Española, y le preguntó por su talla de sujetador. “A ti te lo voy a decir”, le respondía. “El único sujetador que me importa es el mental”.

“Yo sé que soy más larga que Concha Piquer”

En 1978, Rocío Jurado protagonizó una entrega de Cantares, programa dedicado al flamenco y la copla que presentaba Lauren Postigo. Lauren le quiso preguntar por su nula relación con Concha Piquer. “Yo de esa señora prefiero no hablar” respondía Rocío. “Esa señora es la reina de la tonadilla” añadía Lauren. “En su época...” le reprendía la chipionera. “¿Tú crees que cantas mejor que Concha Piquer?” quería saber Postigo. “Yo sé que soy más larga que Concha Piquer”, zanjaba el tema la entrevistada.

“Chas, chas”: sus anuncios en televisión

Como tantas personas populares, Rocío Jurado protagonizó diversos anuncios televisivos. Así, nos invitó a comprar acciones de “las telefónicas”, y también nos invitó a desayunar con la mantequilla Rocío, la cual daba a dos niños desconocidos en un spot.

De todas sus incursiones publicitarias, quizá la más carismática es la que hizo para la marca Fixonia, de la que promocionó su laca. La Jurado aparecía en un camerino o tocador, delante del espejo, y se echaba el producto en su pelo mientras decía “chas, chas, y ya está”.

El día que se cantó ‘Cumpleaños feliz’

La prensa prestaba mucha atención a la vida privada de Rocío Jurado, y ella solía tratar a los medios con mucho respeto. Durante la celebración de una de sus fiestas de cumpleaños, la andaluza salió a la puerta de su casa para brindar con todos los periodistas allí congregados. El gran momento vino cuando se arrancó a cantarse cumpleaños feliz a sí misma, cambiando la letra original por un “me deseais todos cumpleaños feliz”.

“Destructores”

No siempre tenía mano diestra con la prensa, a veces perdía los nervios, sobre todo, desde que su hija Rocío Carrasco se convirtió en una estrella del papel couché. Cierto día los reporteros la esperaban después de un viaje para saber qué opinaban sobre una noticia de Rocío y Antonio David que había salido publicada, pero ese día ella no tenía ganas de hablar.

“Que me dejes ya idiota” le decía a un reportero. Ortega Cano perdía los nervios, y le pegaba un manotazo a un cámara, mientras Rosa Benito intentaba pararlo. La situación se puso más tensa. “¿Qué pasa, que queréis matarnos? Nos queréis matar?” preguntaba Rocío a la cámara. “Es para enfadarse con lo que hacéis, destrozar a las personas. Sois destructores”, sentenció.

Yo soy pro gay

Rocío Jurado era y es un auténtico icono LGBTIQ+, por su fuerza escénica y por haber hecho de su vida lo que le ha dado la gana. En una entrevista en el programa de Canal+ Lo+Plus, el presentador Máximo Pradera le preguntó a Rocío que cómo llevaba que los gays fuesen grandes admiradores de su arte.

“Yo estoy orgullosísima de que esto ocurra, son personas de muchísima sensibilidad, son seres humanos igual que otro cualquiera, tienen muchísimos valores, una sensibilidad tremenda” decía la intérprete de ‘Como una ola’, años antes de que el matrimonio igualitario fuese legal en España.

Ella continuó diciendo cómo desde que tenía “uso de razón” había tratado a “una persona que tenga en su vida la homosexualidad” del mismo modo que al resto. “Yo soy pro gay” acabó diciendo.

Sus piropos junto a Lola Flores

Rocío Jurado no se llevaba bien con Concha Piquer, pero se entendía a las mil maravillas con Lola Flores. Lola Flores tuvo la suerte de contar con numerosos homenajes en vida. Uno de ellos se grabó en Antena 3, y entre otros, acudió Rocío Jurado, que le dedicó unas bellas palabras. “Te voy a querer, y en la eternidad voy a sentir como los dioses me están jaleando para quererte más, porque tú eres la más diosa”. La respuesta de Lola es ya parte de la historia de España: “Tú eres una piedra dura de Chipiona que no se puede aguantar, que te lo digo yo”.

El día que le hizo la cobra a Ortega Cano

En el año 2001, Televisión Española homenajeaba a Rocío Jurado con una entrega de Geniales. Fue un espacio donde se entrevistaba a amigos de Rocío como Carmen Sevilla y la Duquesa de Alba, y hasta se conectaba con su casa en directo para que hablase con sus pequeños Gloria Camila y José Fernando.

En un momento dado se recordó el trabajo cinematográfico de la Jurado y los besos que se había dado con los galanes del séptimo arte patrio. Carlos Lozano y María Vidal, presentadores de la gala, pidieron que Rocío se diese un “beso de película” con su marido, Ortega Cano, pero la chipionera no se sintió cómoda. El público pedía “que se besen, que se besen”. El matador se levantó para besarla, y acercaba sus labios, pero ella se echaba para atrás: “José, José, por Dios, José, no...”. Al final, obligada por la situación, le da un beso cerrando los ojos y abriendo mucho la boca, muy teatral. “Este sí ha sido de verdad”, aclaraba ella, dando a entender que los que se habían visto antes eran fruto del guion, y nada más.

Su última gala

En agosto de 2004, Rocío Jurado convocó a todos los medios para dar una rueda de prensa, que se emitió en directo en varias cadenas de televisión. Entonces confesaba que tenía un cáncer de páncreas, y que ponía rumbo a Estados Unidos para intentar curarse.

Su estrella comenzaba a apagarse, ella sabía que le quedaba poco tiempo, pero quería ser recordada como una gran artista. Del mismo modo que Lola Flores dio su última actuación dolorida, teniendo que cantar sentada por no poder aguantar de pie solo una semana antes de morir, Rocío hizo algo parecido con la gala Rocío, siempre, que emitió TVE en diciembre de 2005.

Se trataba de su último gran homenaje en vida, y en él, cantó en solitario e hizo nueve duetos con artistas como Lolita, David Bisbal, Chayanne o Raphael. Estaba entonces tan enferma que tenía que hacer pausas entre las canciones, pero se negó a cancelar el espectáculo. Algunos de aquellos duetos, como el que hizo junto a Mónica Naranjo, siguen poniendo los pelos de punta a día de hoy.

[Más información: La jugada de Telecinco para reavivar las audiencias en torno a Rocío Carrasco]