Muy de vez en cuando, a Mediaset España le da por lanzar promos en sus canales con algún que otro tirito a la competencia. Mítica es aquella de 'El dato PONE lo que PONE', en referencia a la campaña de Atresmedia de 'Antena 3 PONE', o aquella otra que decía 'No seas triste'. 

Noticias relacionadas

Este jueves, después de que Antena 3 consiguiera vencerles en agosto después de 35 meses de victorias consecutivas y, tras varios meses perdiendo en prime time, el grupo comandado por Paolo Vasile lanzaba una nueva promo con mensaje a la competencia.

"Hacemos la televisión que todos ven, de la que todo el mundo habla.  Donde suceden las cosas. En directo. Siempre diferentes, siempre auténticos. Con nuestra gente, incentivando nuestra creatividad, innovando, desarrollando y produciendo aquí en nuestra casa, que es tu casa. Mediaset España, donde pasa lo que pasa", decía la promo.

Unas palabras que intentan reprochar a Antena 3 que durante los últimos meses haya empezado a apostar por ficción turca en algunos de sus prime time con series como Mujer, Mi hija, Inocentes o Infiel, y en sus tardes con Tierra Amarga.

Sin embargo, más allá de los vítores que puedan llegar a hacer sus hooligans en redes sociales, cualquier profesional del sector sabe que esta promo no es más que una ridícula pataleta que se cae por su propio peso. 

Y es que el grupo de comunicación que apostó cuatro días a la semana por Love is in the air y dio la espalda a los cines españoles durante la pandemia al no estrenar ninguna cinta -la primera ha sido Operación Camarón y Malnazidos ha sido retrasada por segunda vez-, no está en condiciones de dar lecciones a ningún competidor sobre producción en España. 

Primero de todo porque Mediaset es algo más que Telecinco. Y aunque en su cadena principal se produzca de promedio 167 horas semanales -la mayoría en manos de productoras participadas-, en el resto de canales y su plataforma de pago no es así. 

De hecho, mientras que en laSexta nos encontramos con programación en directo desde las 07:30 de la mañana hasta las 22:45 horas, en Cuatro no se empieza a emitir nueva producción hasta las 12:45 cuando comienza Alta tensión. Antes, Mediaset rellena la programación con reposiciones y la serie alemana Alerta Cobra, de 10:20 a 14:10 horas. Es decir, casi cuatro horas al día de algo que no está producido en su casa.

Lo mismo ocurre con su plataforma de pago, Mitele PLUS. Mientras que ATRESplayer PREMIUM es la plataforma con más producción propia, estrenando hasta 14 producciones en 2021, algunas de ellas exclusivas; en la plataforma de pago de Mediaset apenas hay contenido propio más allá del after Sobreviviré. 

Tampoco hay mucha producción propia en los canales temáticos del grupo de Vasile. De hecho hay que retroceder en el tiempo hasta Cazamariposas, en Divinity, para encontrar un producto así. No sucede así en Atresmedia donde este año NEOX producía Love Island.

También se puede hablar de producción para terceros. Y ahí nuevamente Mediaset tiene las de perder porque su rival Atresmedia cuenta por docenas sus proyectos para plataformas gracias a su productora Buendía Estudios. 

Y todo eso por no hablar de que mientras Telecinco hay tres programas durante el day time (El programa de Ana Rosa, Ya es mediodía y Sálvame), en manos de dos produtoras participadas; en su rival Antena 3 hay hasta siete (Espejo Público, Cocina abierta con Karlos Arguiñano, La ruleta de la suerte, Amar es para siempre, ¡Boom!, Pasapalabra y El Hormiguero) con distintas productoras. 

Está bien que Mediaset España quiera sacar pecho de ser la televisión que todos ven porque así es. Nadie puede negarlo. Pero entrar una vez más a intentar atacar al rival con una promo que cae por su propio peso no está a la altura de un grupo líder.