Carlos Sobera ha sorprendido a muchos espectadores del reality por excelencia de la televisión.  Y es que, según ha contado a Diez Minutos, Telecinco le ofreció ponerse al frente de la tercera edición de Gran Hermano tras la negativa de Mercedes Milá de continuar en el reality.

Noticias relacionadas

"Agradecí que tuvieran confianza en mí, lo que pasa es que estaba en un momento de crisis porque había tenido un gran éxito con ¿Quién quiere ser millonario? y me empeñé en que tenía que dar un giro de ciento ochenta grados y volver a mi carrera de actor. Es por lo que decidí no sustituir a Mercedes", reconoce el vasco, quien ya había hablado en otras ocasiones sobre su negativa a presentar aquella edición Gran Hermano que terminó en manos de Pepe Navarro.

"Tomas decisiones en función de lo que haces o piensas en cada momento. No era un niño, tenía casi 42 años. Tuve dudas, como es lógico. Mercedes había dejado el listón muy alto, y si aceptaba presentarlo, sabía que podía durar mucho tiempo ahí" admite el intérprete. 

Paco Lobatón en imagen de archivo. Gtres

Otros presentadores que dijeron que no a 'Gran Hermano'

Elizabeth López, ex jefa de programas de Telecinco, desveló varios nombres que se bajaron para presentar el programa donde todo se ve y se oye. En el libro 'Gran Hermano, y ahora... ¿qué?' se menciona a Antxón Urrusolo, Carlos G. Hirchsfield, Ramón Pellicer Juanjo de la Iglesia. Se desconoce si hubo algún tipo de negociaciones con estos profesionales, o si sencillamente fueron propuestas que se lanzaban al aire.
En el listado ofrecido por López también estaban Jesús Vázquez, que terminó presentando las primeras ediciones de Gran Hermano VIP, e Inés Ballester, que presentó el reality El Bus, la respuesta de Antena 3 al fenómeno de Gran Hermano.
La comunicadora que sí se permitió el lujo de rechazar Gran Hermano fue Julia Otero. Y eso que la oferta le llegó en un momento de vacas flacas, pero no le parecía normal que se grabasen situaciones como alguien estando en el váter. 
En una entrevista para Vanity Fair aseguró que “Yo he tenido la suerte en los últimos 25 años de poder decir que no a algunas cosas. Y cuando me llamaron para Gran Hermano estaba en paro, estaba en mi casa. También es verdad que tenía un cojín para subsistir, porque venía de haber tenido éxito en radio y televisión. Pero podía haberme apuntado y vi claro que no".
También dijo que no Paco Lobatón, que pudo haber tenido el papel de Mercedes Milá en la primera edición. A pesar de ello, Lobatón terminó al frente de las primeras edicines de Supervivientes, cuando el programa era grabado y los concursantes personas anónimas.  "Debo decir, en honor a la verdad, que después de muchas cribas el presentador elegido fue Paco Lobatón. Lo tenía todo pero dijo que no", señaló Elizabeth López en el libro antes citado.
Ahora que se habla de la vuelta del formato, muchos seguidores sueñan con el regreso de Mercedes Milá, aunque parece que la cosa está difícil. En un directo de Instagram del pasado marzo afirmó que “no puede volver” a Gran Hermano porque “eso es como el pasado de mi vida”. 

Del mismo modo, recordó que Gran Hermano supone un trabajo muy intenso, pues suponían “programas de cuatro horas y ahora estoy con vosotros hablando media hora y se me seca la garganta. Cómo voy a hacer programas de televisión”. A pesar de todo, no cierra ninguna puerta de forma definitiva, pues “quién sabe lo que pasará en mi vida”.