La emisión de la octava entrega de Rocío, contar la verdad para seguir viva ha estado marcada por la durísima agresión que Rocío Carrasco sufrió por parte de su hija, Rocío Flores. Sin embargo, este capítulo también ha desmontado nuevas mentiras que Antonio David Flores, con la complicidad de Olga Moreno, han vertido durante dos décadas.

Noticias relacionadas

Uno de esos engaños tenía que ver con la supuesta asfixia económica que el ex guardia civil aseguró haber sufrido por culpa del acoso judicial de su exmujer. Y es que, desde su reaparición en GH VIP en 2019, Antonio David ha mantenido en reiteradas ocasiones un argumento que también esgrimió a la justicia para no pagar la manutención de sus hijos, afirmando que era insolvente y que no había podido trabajar.

Para demostrar la mentira del excolaborador de Sálvame, el programa sobreimpresionaba en la pantalla una línea temporal en la que aparecían todos los trabajos que Antonio David había realizado entre 2011 y 2017, años en los que se centró la justicia para probar que la insolvencia del exmarido de Rocío Carrasco no era real.

En la imagen aparecen varias exclusivas de revistas y numerosos programas de televisión, todos pertenecientes a Mediaset. Durante seis años, Antonio David Flores habló libremente y sin aportar pruebas en espacios como Enemigos íntimos, Acorralados, Sálvame Deluxe o Mujeres y Hombres y Viceversa. En este último, pese a que era asesor del amor, no dudó en seguir atacando a su exmujer y hasta se burló de su depresión.

Samanta Villar ataca a Mediaset

Una de las reacciones más contundentes a esta reveladora imagen ha sido la de Samanta Villar. La presentadora ha vuelto este miércoles al debate de la serie documental y no ha dudado en poner en evidencia las malas praxis que la prensa del corazón y la propia cadena han ejecutado en estas décadas.

"Cuando he visto el 'time line' de tantos años con todos los medios, televisiones, revistas... Es terrorífico, porque ves que es una industria entera y trasciende a la mala práctica de periodistas, directores de programas, directores de revistas, productores ejecutivos, directores generales de empresas que cotizan el Ibex 35, y estamos en una de ellas ", expresaba.

"Es todo una industria del corazón que se sostiene sobre la venta de historias y da igual si esa historia es verdad o no", proseguía Samanta. Finalmente, invitaba a reflexionar sobre este asunto para que la historia no vuelva a repetirse: "Me parece muy bien que hagamos autocrítica, pero que viniera también con un propósito de enmienda porque si no, no sirve para nada, ¿qué vamos a hacer a partir de ahora?".