La emisión del documental Rocío, contar la verdad para seguir viva ha dado pie a Telecinco a llevar a sus programas a todo tipo de personas relacionadas con la pasada vida de Rocío Carrasco y Antonio David Flores. En ese sentido, este domingo Viva la vida ha recibido a Cristina Cárdenas, examiga de ambos en la época en la que la entonces pareja vivía en Argentona.

Noticias relacionadas

Cristina Cárdenas aseguró en una charla con Emma García, la presentadora, que lo que Rocío Carrasco en la serie es cierto, y que ella misma fue testigo de diferentes episodios de violencia machista. “Él subió echo una furia, nosotros nos reímos y Rocío le hacía bromas. Él empezó a insultarla y a decir que todo era por su culpa, que le hervía la sangre, la empujó y se cayeron las estanterías. Ella se arrastró como pudo y él comenzó a golpearle la cabeza con una mesa de cristal”, explicó sobre uno de los momentos vividos en común.

Además, asegura que está dispuesta a testificar en el caso de que se reabriera el caso judicial, y que tiene en su poder una cinta que podría servir como prueba.

En referencia a la misma, Cristina comenzó a cantar una canción de Pesadilla en Elm Street, la película de terror que convirtió a Freddy Kruegger en uno de los grandes monstruos del celuloide. Así, la invitada se levantó y entonó: “Uno, dos, Freddy viene por ti. Tres cuatro, cierra la puerta. Cinco, seis, toma el crucifijo. Siete, ocho, nunca más dormirás”. En esa última frase sacaba una pequeña cinta.

Emma García no entendía nada. “Me estás asustando, ¿eh?” le decía al a invitada, que le provocó una risa nerviosa. “Mira, estoy... Me río de los nervios, de verdad lo digo. No tiene ninguna gracia, pero...”. La invitada, por su parte, le decía que Antonio David “se está cagando ahora”. Más tarde, Emma reconocía haber “pasado miedo” por lo ocurrido, sobre todo, porque es un tema muy serio el que se está tratando. Cristina Cárdenas, para explicar su número, explicó que él “se asustaba mucho” cuando veían películas de terror.