Esta semana, Viva la vida daba el salto a la tarde del Viernes Santo en sustitución de Sálvame. Un programa con el que Emma García terminó perdiendo la paciencia al poco de comenzar y que desembocó en una tensa bronca dirigida a Terelu Campos y Diego Arrabal.

Noticias relacionadas

Y es que como todos los programas de la cadena durante las últimas semanas, Viva la vida también dedicó buena parte de su escaleta a comentar lo acontecido durante el último episodio de Rocío, contar la verdad para seguir viva.

La tensión llegaba a raíz del relato que Rocío Carrasco narraba el pasado domingo, en el que aseguraba que Antonio David Flores quiso, presuntamente, tirarla por una ventana. Algo que era desmentido por el propio Antonio David, que aseguraba que esa ventana tenía rejas.

A pesar de las pruebas mostradas por Rocío Carrasco, entre ellas, un informe de un cerrajero que instaló unas rejas muchos años después del episodio de la ventana, Arrabal no daba su brazo a torcer y se ponía en contra de la hija de Rocío Jurado y el resto de colaboradores que la defendían: "Me dan ganas de vomitar, solo os falta la pancarta. Estáis acusando sin pruebas".

Terelu Campos y Diego Arrabal en 'Viva la vida'

 "¿Estamos acusando de qué? ¿Estamos locos?", contestaba Terelu Campos. Ambos colaboradores se enzarzaban en una pelea que terminó con la paciencia de la presentadora.

"¡Vale!, he dicho vale", mandaba a callar Emma García. "Vamos a mantener la calma, vamos a ser respetuosos y que cada uno piense lo que quiera y sobre todo con la presunción de inocencia, por supuesto, por lo menos de mi parte".

"Os calláis u os largáis. Lo que vosotros queráis, pero, por favor, acabamos de empezar", ha seguido diciendo muy enfadada. "¿Es tan difícil hablar de uno en uno y respetaros? Porque no os voy a pasar ni una, ya os lo digo, ¿eh? Es mi trabajo que los espectadores se enteren de lo que estamos hablando".

"Que cada uno piense lo que le dé la gana. Yo desde luego ganas de vomitar no tengo. Me da una tristeza lo que he escuchado de Rocío Carrasco, su verdad, su historia, que me da verdadera pena. Luego la Justicia dirá lo que tenga que decir", ha dicho antes de dar paso a publicidad y pedir disculpas a los espectadores por la escena.